127135
Eels — The Deconstruction

7

Eels
The Deconstruction

E Works Records / 2018

Artista(s)

Eels

06/Abr/2018

The Deconstruction: Cómo superar la tragedia según Mr. E.

Si alguien sabe de sufrimiento, es Mark Oliver Everett. Mejor conocido como E o Mr. E, la vida de la mente maestra detrás de Eels ha sido una serie de eventos desafortunados. En 1982, su papá –el reconocido físico Hugh Everett– falleció de manera repentina tras un ataque de corazón y fue Mark quien lo encontró inconsciente, cuando tenía apenas 19. Unos años después, su hermana Liz se suicidó y en 1998, su mamá murió de cáncer de pulmón. Estos acontecimientos han sido la médula espinal que sostiene la música de Eels. A partir de su segundo álbum de estudio Electro Shock Blues, sus canciones han girado en torno a pérdidas, funerales, depresión, insomnio… pero manteniendo un balance con melodías pegajosas, alegres y el mensaje de que al final, a pesar de todo, las cosas van a estar bien.

A más de dos décadas de su debut, E aún busca la forma de aderezar la desesperanza con melodías radiantes con su más reciente material de estudio, The Deconstruction. La portada consta de un cerillo que prende un fuego conformado de colores, flores y figuras que aluden a un especie de renacimiento; como un fénix que surge de las cenizas. Con cada canción, el disco retrata poco a poco una reconstrucción. Desde los momentos más oscuros, hasta los más alegres, en este álbum Mr. E nos da algunas lecciones de cómo lidiar con la tragedia.

La reconstrucción comienza hasta que ya no queda nada más

El primer paso es la aceptación. Según Mark, la única forma de poder superar un momento difícil, es tocar fondo absoluto. El disco abre con la declaración de que su vida se está deshaciendo. En los coros de la canción homónima se escucha repetidamente: “I’ll Break Apart” (me voy a romper). Para superar la crisis, lo más importante es admitir que existe un problema y una vez que se alcanza este punto de quiebre, no hay más que salir adelante.

Todo va a estar bien

A partir de la cuarta canción del disco, Mark abre las puertas a la posibilidad de que las cosas van a estar bien. Después de todo, –contrario a lo que a veces pudiera parecer– el mundo no para de girar. A pesar de ser una de las canciones más sombrías del álbum, el mensaje en “Premonition” es uno de los más optimistas. En palabras de Mark, no se trata del peso con el que cargas, sino cómo aprendes a lidiar con él.

Se vale retroceder

Es válido acordarse de los buenos tiempos, siempre y cuando no te quedes estancado en el pasado. En la mitad de The Deconstruction, E tiene regresiones hacia su infancia, cuando las cosas eran más sencillas. Al final, “The Epiphany” concluye con el mensaje de que aunque no se pueda volver en el tiempo, al menos las memorias son para siempre.

Siente el dolor

No sirve de nada enterrar los sentimientos y pretender que no pasa nada. Mark E. Everett nos invita a experimentar el dolor. La décima canción del disco, “Be Hurt” dice que no tiene nada de malo afligirse. Si estás herido, siéntete herido; siempre y cuando no dejes que esto te consuma. Es cuestión de admitir que existe un problema, sentirlo y eventualmente trabajar en solucionarlo.

La felicidad no llega sola, hay que salir a buscarla

Por más oscuro que aparente ser el panorama, siempre va a haber una luz al final del túnel. En la décimo primera canción del álbum “You Are The Shining Light”, Eels dice que tú tienes que crear tu propia luz. Así como lo compartió en un comunicado el día en que lanzó el primer sencillo del disco, de nada sirve esperar las cosas buenas de la vida, uno mismo tiene que crearlas.

Eventualmente llegará un día para dejar todo lo atrás

Parecería que a Mark le tomó más de 20 años llegar a este momento, pero concluye el disco con “Today Is The Day”, la canción más positiva del álbum. En ésta, finalmente dice que eventualmente llegará un día en el que todo va a estar bien.

Contrario a lo que indica el título The Deconstruction, es más bien la reconstrucción de E. Parece que está en un momento de su vida en el que finalmente se dio cuenta de que no es necesario enterrar el pasado, sino sentir el dolor y aceptar que los momentos difíciles también son parte de nuestra vida cotidiana. A más de dos décadas de su debut, Mark Oliver Everett logró convertir los limones agrios que le dio la vida en algo similar a limonada.

No es una revista, es un movimiento.