48607
Eels: Cuentos sin moraleja

Eels: Cuentos sin moraleja
Eels: Cuentos sin moraleja

/

Artista(s)

21/May/2014

Eels

The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett

E-Works

2014

El señor Mark Everett es considerado por muchos como un buen compositor y escritor; sin embargo, su talento nunca ha trascendido y, de hecho, está ligeramente olvidado. En mi caso, no he tenido preferencia por algún disco de Eels, aunque el asqueroso y pegadizo Wonderful, Glorius lanzado el 2013 fue aventurero e inadaptado a lo que normalmente se podría esperar de la banda.

Un año después aquí estamos, con un Mark Everett más triste y reflexivo que nunca, tal como lo sugiere el título de su nuevo álbum, The Cautionary Tales Of Mark Oliver Everett, que, predeciblemente, habla de arrepentimientos del pasado, cuestionamientos del presente e incertidumbre por el futuro; bla, bla, bla.

Los temas son terreno familiar si tomamos en cuenta su dolido Electro-Shock Blues (1998), creado a partir de la pérdida de su madre por cáncer de mama y su hermana por suicidio. Aquel tenía una razón y en comparación con ahora, no hay contexto alguno si recordamos que en el pasado disco Everett cantaba con humor negro y sarcástico sobre la felicidad.

"Woke up lost in a world I didn’t know", frase que abre el material, es suficiente para darse cuenta que las predicciones fueron acertadas. "Parallels" se centra, como la mayor parte del álbum, en el uso de una guitarra acústica deshilvanada que respalda la grisácea voz de Everett. Siendo el autor un adepto a la literatura, es inconveniente que tenga el nivel estándar para la letra de sus temas. Sin necesidad de escucharla, es fácil imaginar que esta canción trata de una decepción amorosa, así como "Mistakes of My Youth", que es simplemente retrospectiva y de auto-evaluación; nada demasiado encriptado.

Hay algo de ornamentos eléctricos y reverb en "A Swallow in the Sun", aunque nunca se llega a ninguna parte y es inútil desgastar un hermoso arpegio durante casi 4 minutos. Con "Where I’m Going", todo ha quedado en el mismo lugar en el que empezó, sólo que ahora cierra una odiosa y promedio balada de piano.

"Lockdown Hurricane" tiene un verso realmente conmovedor y sus tildes de violonchelo pueden provocar lágrimas, aunque, objetivamente, resulta en algo ñoño y lento como la melaza. Por otro, lado el desempeño vocal oscuro en "Gentlemen Choice" nos puede llegar a recordar a Tom Waits, lástima que debajo de eso no haya mucho que presumir.

The Cautionary Tales Of Mark Oliver Everett es un cliché folk con temas banales sobre sentirse extraño. Las canciones carecen de peso y son estructuradas con sencillez, aunque con la adecuada cantidad de sacarina, proporcionando una sensación de fácil resolución y engañar de ser un gran disco por sus bellos arreglos de cuernos y teclados. La verdad es que hay poco progreso en la música de Eels, sólo rasgueos acústicos pero sin brillo.