164030
Best Coast — Always Tomorrow

7

Best Coast
Always Tomorrow

Concord Music / 2020

Artista(s)

Best Coast

11/Mar/2020

Always Tomorrow es para aquellos que quieran abrir su corazón por un momento y prestar atención a los sonidos y letras que nos demuestran que podemos superar cualquier problema que esté frente a nosotros.

El cuarto álbum de Best Coast, Always Tomorrow, no decepciona con la vibra californiana. Todo es un hilo conductor de la vida de Bethany Cosentino, quien a lo largo de los años se ha descubierto para crecer manera personal. Cosentino se ha fortalecido para dejar a un lado las metáforas y cantar a viva voz lo que ha enfrentado en estos cinco años de ausencia.

El viaje comienza con un tema ruidoso “Different Light”, con la que sabemos perfectamente a donde nos conduce y sería un pecado poner alto o bajar el volumen al surf rock que resuena. El uso de un pequeño efecto en su voz da la impresión que no solo nos comparte su historia, sino que se asegura de recordársela cuantas veces sea posible. Sigue con “Everything Has Changed” uno de los sencillos y, el que podría ser, el mejor tema del álbum. Es una canción pesada y concreta, en la que Consentino nos habla sobre su problema de alcoholismo, y que después un mal trago, todo logra mejorar.

Un nuevo día comienza, despertamos en los 50 en medio de la playa y el sol de medio día con “For The First Time”, que está llena de guitarras melódicas en los coros. Además de ser liberadora, no hace nada más que subir los ánimos. Más adelante, en “Graceless Kids”, el bajo lidera la mayor parte del tema, en la que la letra funge como espejo para anunciar que la guerra interna está por acabar. Todo lo que hemos escuchado hasta el momento se consuma con “Wreckage”. Un diálogo interno entre versos firmes y un coro juguetón tratando de oculta el verdadero sentido de la canción.

Una mitad que parece estar de más, pero logra salvar su cometido...

Llega el momento de una canción diferente, densa y que rompe la narrativa que hasta el momento se había formado. No es nada parecido a un “Rollercoaster” debido a la crudeza de la letra misma, o depende de la perspectiva. “Master Of My Own Mind”, resalta con la batería, y aunque pareciera una canción repetitiva, contiene un puente muy peculiar. En “True” encontramos una pizca de cariño, una sutil declaración de amor y que está permitido después de un huracán de emociones. Posteriormente, siguen los golpes en la pared con “Seeing Red”. a cruda realidad se hace presente de nuevo y es bien representada con los sutiles cambios de ritmo.

Antes de cerrar los aires de libertad se hacen presente en “Make It Last” que con una mezcla de sintetizadores, batería y voz logran la conjugación perfecta. Al explotar el tema despiertan al escucha para el final perfecto. “Used To Be” engloba todos los sentimientos, que remarca la melancolía de todo lo que un día fue, pero hay que aceptar lo desconocido.

Bethany nos da un recorrido por el más íntimo rincón de su vida, siempre acompañada de su amigo y guitarrista Bob Bruno. A su vez, los acompañan talentosos músicos que dejan lo mejor de ellos en cada una de las canciones y la producción de Carlos de la Garza.

En Always Tomorrow repiten la fórmula que les ha funcionado a lo largo de su discografía, no hay riesgos, no hay un cambio, pero hay una historia.

No es una revista, es un movimiento.