185948
Entrevista con Señor Kino

Entrevista con Señor Kino

16/Jun/2021

Una vorágine sonora.

Tras lanzar su tercer larga duración, Aurora Boreal, Señor Kino observa cada vez más cerca su momento para volver a pisar los escenarios. Al tiempo que la pandemia de la COVID-19 parece comenzar a desaparecer, la banda originaria de Hermosillo, Sonora se siente satisfecha de que su nuevo material por fin vea la luz.

Esta entrega muestra a una agrupación clavada con cada capa y mood que llega a explorar. Adoptando la situación global como una oportunidad para hacer las cosas de forma diferente, la agrupación le sacó jugo al tiempo en aislamiento, pese a verse obligados a posponer la fecha de estreno.

Este disco nosotros planeábamos lanzarlo en 2020, pero nos salimos corriendo del estudio, o sea, literal, nos dijeron que ya nos teníamos que ir y no pudimos terminar de grabarlo. Lo terminamos de grabar en contingencia, pues, estando ya encerrados en nuestras casas, entonces decidimos que saliera en 2021. Eso sirvió porque pudimos explorar las canciones más y escucharlas para ver qué queríamos meterles o cómo queríamos producirlas”, nos platicó Carolina Enríquez, bajista y corista del grupo.

El estreno del álbum vino acompañado del anuncio de su participación en Riot Fest 2021, festival a celebrarse en la ciudad de Chicago en septiembre. Aunque la noticia de compartir escenario con bandas como The Smashing Pumpkins, Pixies o Nine Inch Nails ha provocado entusiasmo en la banda, la sensación de que la pandemia llegue a su fin aún no logra digerirse.

“Se siente bien loco después de haber estado sentados todo un año en nuestro cuarto y después tocar al lado de The Smashing, Pixies, no sé, está bien loco. Aunque yo, en lo personal, no me siento que pueda agarrar mi bajo y subir a un escenario. Después de tanto tiempo, lo siento bien raro. Siento que la próxima vez que nos subamos a tocar, voy a estar conectando mi bajo pensando ‘¿en serio voy a tocar”’, admitió Caro.

Señor Kino es una banda que nació en los tiempos donde el Internet ya había establecido una plataforma solida para nuevos proyectos, la banda utilizó el medio de una forma emocionante, convirtiéndolo en una salida para su propuesta estética y mensaje visual, mientras lo aprovechaban para tener un canal directo con sus seguidores. Por otro lado, admiten que el Internet también ha provocado patrones negativos en la audiencia.

“El Internet siempre nos ha acompañado como banda. Empezamos haciéndonos un Bandcamp, después YouTube y así. Yo diría que es el espacio más importante para Señor Kino. Siento que nos ayudó mucho y ahora, después de la pandemia está como muy saturado y también ha hecho un poco de mal. La gente ahora espera una canción cada semana y se aburren muy rápido”, platicó Carolina.

Aurora Boreal es una travesía volátil que en el curso de 33 minutos explora capas, melodías disonantes, reverberaciones y sintetizadores alienados. La banda recordó que el tema principal detrás de las canciones es el caos y cómo se puede encontrar una luz al final del túnel.

Es justo la canción que da título a la placa que cierra la vorágine sonora del material. El track, lanzado como el último adelanto antes de la develación del LP, busca cerrar la historia de forma luminosa.

Quise hacer una canción que tuviera un lado más positivo, que justo no hablara solo de positividad, sino este lado bonito de ‘las cosas pueden solucionarse, las cosas pueden estar mejor”’, comentó Karl Neudert vocalista y escritor de la banda.

Casi como analogía a la situación mundial del 2021, la nueva entrega de Señor Kino funciona como un rayo de esperanza, que apunta a un mejor porvenir y, si todo sale bien, al regreso de la música en vivo como la conocíamos.

“Y justo esta canción ('Aurora Boreal') salió cuando se terminó el 2020 y ya estábamos un poco más tranquilos. Se sentía que ya se estaba terminando el desmadre del año pasado y sí, como dice Karl, las canciones del disco hablan de caos y ésta, que es el último track, de hecho habla de una esperanza, de encontrar el final del arcoíris”, añadió Carolina.

No es una revista, es un movimiento.