165824
Entrevista con Protomartyr

Entrevista con Protomartyr

Protomartyr: Música para tiempos de crisis.

Sobra decir que son días turbulentos. En cada canal, cada red y cada esquina se nos advierte de los crecientes riesgos y las condiciones de lo que hoy como mundo estamos sufriendo. Mientras unos buscan mantener una vigencia mediática y creativa realizando acciones altruistas o regalando recitales improvisados, otros actos como Protomartyr prefieren mantener un perfil modesto, o hasta inmutable. Pero no se trata de una falta de conciencia acerca del situación global; es simplemente una continua manera de mantenerse vigorizados y de seguir brindando sonidos gélidos y perturbadores a sus seguidores. 

Para saber un poco más de este proceso de cómo intentar mantener la normalidad ante inusitadas adversidades, tuvimos una charla con Joe Casey, vocalista de Protomartyr.

“Actualmente estoy en Detroit. La situación no está nada bien. De por sí es una ciudad difícil y han habido complicaciones en conseguir las pruebas y los cuidados médicos apropiados. La gente vive al día y, cuando llegas a salir a la calle y te encuentras con alguna persona, se nota una pesadez y derrota en el ambiente,” inició Casey, enlazado de manera telefónica, con un tono entre letargo y resignación.

La banda acaba de lanzar su nuevo y estridente sencillo, “Processed By the Boys,” como antesala del lanzamiento de su quinto disco, Ultimate Success Today, y lo están haciendo tal y como lo suelen hacer bajo cualquier circunstancia. Pero Casey reconoce que dicho tema tiene varias alegorías en las letras que ilustran a la perfección el pánico e incertidumbre de hoy. 

“Mucha gente me ha mencionado la ironía de la canción, de que es un poco profética. La canción tiene más que ver con los bravucones e idiotas que conocías en la secundaria y que ahora están a cargo del gobierno o del sistema médico. También nos damos cuenta de que muchos directores o creativos con los que trabajamos visualizan nuestras canciones con material oscuro y deprimente, pero eso siempre viene con la primera o segunda impresión. Por eso quisimos hacer mancuerna con la productora HLPTV & LooseMeat Biz, que hacen cosas más irreverentes y llamativas. Fue momento de recurrir al humor ácido,” mencionó Casey.

Protomartyr se fundó en 2008, en Detroit, Michigan, y hoy en día la integran Casey, Greg Ahee (guitarra), Alex Leonard (batería) y Scott Davidson (bajo). Su último disco, Relatives in Descent, fue lanzado en 2017, e inició esta tendencia experimental del grupo - dentro de sus propios términos - por buscar sonidos más cálidos, pero con un subtexto lírico político y oscuro, haciendo múltiples referencias a la administración de Trump y, por supuesto, a la mortalidad. 

“Este ha sido el periodo más largo entre discos que hemos tenido. Si hay un lapso así de extenso, creemos perjudica la creatividad. Por eso hicimos un relanzamiento del primer disco, [No Passion, All Technique] para mantenernos vigentes. Y justo trabajando en remasterizar el material, recordé la época, la energía y dónde estaba mi mente en esos momentos. Volvieron a mi cabeza estos sentimientos enfermizos y mórbidos. Entonces la dinámica cambió a hacer un disco de cuando alguien más muere a cuando tú mueres,” musitó Casey.

Ultimate Success Today sigue la tendencia de traer texturas y pensamientos desde un nivel más subconsciente y, se podría decir, ególatra. Esto es un contrapunto a la naturaleza de su grabación, en la cual tomaron la decisión de contar con colaboradores de distintos rubros, desde Nandi Rose Plunkett, mejor conocida como Half Waif; Jemeel Moondoc en el saxofón e Izaak Mills en el clarinete y flauta, dándole toques de jazz y synth pop a su estilo.

“Para el disco, todos tuvimos preparaciones diferentes. Por ejemplo, Greg escuchaba discos de jazz y eso conllevó a buscar un proceso creativo más orientado a la colaboración y a la improvisación. Todo fue para tener la experiencia de ‘cómo sonaba un disco de Protomartyr con otras adiciones,’ en vez de solo nosotros,” explicó Casey

Además de las nuevas influencias mencionadas, Casey también recurrió a todo tipo de referencias para la parte lírica. Se pueden apreciar pasajes distópicos hallados en la prosa de Cormac McCarthy, el abandono con olor a derrota de las canciones de The Raincoats y hasta las disidencias históricas del cuerpo militar estadounidense.

“Encima de todas las ideas que venía recopilando por remasterizar No Passion, All Technique también me ayudó un libro que leí acerca de las mulas y su uso por el ejército norteamericano. A través de la historia, las mulas han jugado una parte importante. Me atrae mucho la descripción que les hacen en el libro, como ‘el trabajador por excelencia,’ y cómo al ser una combinación de un burro y un caballo, tiene las fortalezas de ambos. También grabamos frente a un muro que armamos con televisores viejos que reproducían películas en VHS. Por ahí se colaron referencias de Logan’s Run que no recordaba de donde salieron hasta que estábamos masterizando todo. Hay que estar abiertos a recibir influencias de donde sea.” mencionó Casey.

Con respecto a la situación actual y el porvenir de la industria musical y el entretenimiento masivo, Casey prefiere no meditarlo mucho y hacerle frente con lo que tiene al alcance. No es necesario un altruismo forzado, según sus palabras. Si uno está desmotivado y prefiere pasar estos días resguardado sin mucho que hacer, es totalmente válido. Y también cree que la experiencia de asistir a conciertos y pararte en medio de propios y extraños para una dosis de apreciación musical no será fácil. Al menos no de forma inmediata.

“Realmente no estoy haciendo nada creativo en estos días. Sin querer echarle carrilla a otras bandas, la verdad es que hacer ese tipo de iniciativas de hacer sesiones en vivo en redes sociales no está en mi ADN. Soy más de la idea de que lo mejor es no hacer mucho y no presionarse demasiado,” afirmó Casey. “La gente quizás no tenga ganas de estar en medio de grandes multitudes después de que esto pase y se calme. Lo más frustrante para mí, por ejemplo, es no poder viajar. Quizás sea un poco egoísta de mi parte, pero es la única manera de conocer el mundo para gente sin mucho dinero como nosotros, y es muy desalentador.

No es una revista, es un movimiento.