Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

94441
Entrevista con Pedropiedra

Entrevista con Pedropiedra

"Guardando distancias y con mucho respeto, yo creo que hay un paralelo con mi música y con la de The Cure".

Hace un par de semanas, Pedropiedra estrenó Ocho, su cuarto material discográfico, uno de los más sólidos de su carrera. Aprovechando una visita exprés que el chileno hizo a nuestro país, lo recibimos en Indie Rocks! para platicar un poco sobre los detalles de este nuevo material, la colaboración con Fernando Samalea, su relación con Jorge González y hasta un poco de la Copa América.

“El disco está editado por un color melódico más que por los estilos de las canciones. Desde el disco anterior, como que dejé un poco de lado la idea del rock y me animé a hacer cosas distintas, ya no solo meter una guitarra, batería y bajo. Hasta meter una cumbia me pareció bastante bien, le da otro escenario al sentimiento melódico que hilvana el disco”, comentó Pedro.

La década de los ochenta ha sido una de las etapas más importantes para la cultura popular, tanto que hasta nuestros días siguen repercutiendo muchas cosas que sucedieron hace más de 30 años, y algo de esto se refleja en Ocho, un álbum que de principio a fin refleja las influencias de esta década.

The Cure, fue una de las cosas que más me marcó. Guardando distancias y con mucho respeto, yo creo que hay un paralelo con mi música y con la de The Cure. Ellos han hecho todo tipo de canciones, nunca se han quedado con un solo estilo. Su estética y sus peinados siempre son iguales, medio oscuros, pero tienen un montón de baladas melosas, incluso”.

“Uno de los ingredientes de este disco está en los sintetizadores. Cuando era chico uno de mis hermanos más grandes que yo estaba siempre muy al pendiente de las tendencias actuales de esa época. A mí me gustaba lo que sonaba en la radio como Soda Stereo y Michael Jackson. Tenía esas influencias medio tapadas y ahora vinieron a salir. Lo más fácil para alguien que viene de la escuela del rock es hacer verso, la estrofa y un solo de guitarra. Pero hay que probar nuevas cosas”, compartió.

Pedropiedra trabajó en esta placa a lado de Fernando Samalea, quien ha tocado con algunos de los músicos más importantes de Argentina y es considerado uno de los bateristas más importantes y trascendentes dentro de la historia del rock en Latinoamérica.

“Yo lo descubrí en el Unplugged de Charly García allá por el 94, luego supe que tocaba con Illya Kuryaki and The Valderramas, Soda Stereo y después con Gustavo Cerati. Fue una suerte haberlo conocido. Una vez fui a tocar a un barrio popular en Santiago y ahí un amigo me dijo que Fernando estaba muy al pendiente de la escena chilena, que había proyectos que le gustaban, entre ellos el mío. Él nos puso en contacto. Y dicho y hecho, le mandó un correo con el mío y él me contactó, platicamos y me dijo ¿Cuándo grabamos? Le dije que en febrero y se fue en moto desde Buenos Aires a Chile. Así llegó, muy sencillo, muy piola, nunca me habló de pagarle ni siquiera, salíamos a comer y él insistía siempre en pagar. Tuvo unos aportes súper interesantes en el disco. Él grabó el bandoneón en “Rayito”, estuvo súper bien que lo hiciera él, porque es como una cumbia villera, tipo Damas Gratis. Cuando uno es músico y que llegue uno así de ese tamaño y te diga Oye me gusta tu música, hagamos algo es bacán. Se siente súper bien, te da confianza, que creo es algo que los músicos muchas veces carecemos, siempre la tratamos de esconder".

pedropiedra

La primera canción que se dio a conocer de este material fue el tema “La Balada de Jorge González”, inspirada en el mítico líder de Los Prisioneros, quien a principios del año pasado sufrió un accidente cerebral vascular que lo ha mantenido lejos de la música. Siendo Pedropiedra uno de los mejores amigos de Jorge, platicó un poco sobre esta canción y sobre su estado actual.

“Él inspiró esa canción, es como un retrato, creo que lo representa bien. Primero tenía la melodía y la instrumentación y sentía que tenía que hacer la canción de un personaje de alguna historia épica, es lo que la canción me sugería. El primer boceto de la canción era sobre Carlo Magno, pero después decidí hacerla sobre alguien que conocía y sobre un contexto actual”.

“Mi relación con él ha pasado por todos los matices distintos. De chico era mi súper ídolo, te hablo de los diez años, cuando yo lo conocí le tenía terror, sentía que era súper pesado. Yo lo veía en las entrevistas como contestaba. Mi sorpresa fue ver a persona tan dulce, atenta y sencilla en el fondo, abierta con su talento y sus cosas. Cuando comencé a tocar con él, yo me sentía como si estuviera tocando a la pelota con Maradona. Era algo bien potente, luego después estuvimos cinco años girando, ahí por fin lo pude ver como una persona normal. Ahora, después de lo de su accidente, como que su lado pesado se le apagó y está súper alegre, con muchas dificultades motrices, pero está bien cuidado física y psicológicamente”.

“Él siempre dijo lo que sentía, sin pensar si se hacía de enemigos, siempre de manera muy lucida, es un ejemplo: en Chile estamos muy preocupados por guardar la apariencia. A pesar de conocer mucha gente y haber hecho amigos en todos los lugares en los que ha estado, a mí me da la impresión de que tiene un círculo  muy reducido de gente en la que el confía. Entre ellos estamos la banda que lo acompañamos en el momento del accidente. Nosotros lo vamos a visitar, cantamos con él, vemos la TV, comemos pizza, vamos a hacerle compañía como se le hace a una persona que está pasando por eso”, compartió.

Para terminar, siendo un gran aficionado del fútbol y previo al enfrentamiento de México vs. Chile en el que nuestra selección perdió casi por la misma cantidad de goles que nombran a su último disco, Pedropiedra nos dio un análisis sobre la Copa América y el futuro de su selección en este certamen: “Chile es impredecible. Argentina, Uruguay y Brasil son candidatos siempre a ganar. Aunque Brasil está pasando por un momento nefasto. Chile venía de ganar la Copa América, se fue el DT en medio de un escándalo, llegó este otro, cinco partidos, cuatro derrotas. México está bien, tiene muy buenos jugadores y lleva muchos partidos invictos, me sorprende seguir viendo jugar a Rafael Márquez, tiene mi edad y el otro día metió un golazo. Si la gana México no me sentiría mal, ¡pero que no la gane Argentina o Uruguay otra vez!”, concluyó entre risas.

No es una revista, es un movimiento.