85485
Entrevista con Okills

Entrevista con Okills

18/Dic/2015

Desde Caracas, Venezuela, llega una banda dispuesta a contagiarnos con su ritmo tropical y de ambientes soleados.

Hablar de Venezuela implica mencionar su clima tropical, el mar Caribe como paisaje natural y una diversidad gastronómica que en cierta forma es muy parecida a la comida mexicana. Allá podemos encontrar la hallaca, que es muy similar a un tamal, solo que en aquel país únicamente se consume en época navideña, o qué tal las arepas, unas tortas circulares de harina de maíz con diferentes rellenos que nos recuerdan a nuestras queridas “gorditas”.

Pero además de eso, Venezuela se caracteriza por su música tradicional, y de todas las propuestas que surgen, existe una que rescata esos sabores con su toque personal. Okills es una agrupación oriunda del valle de la ciudad de Caracas que este año decidió emprender el vuelo y aterrizar en la CDMX, su nueva residencia permanente, ya que en su país, desafortunadamente, no existen las oportunidades para que una banda independiente sea escuchada.

“Todos los años siempre hay un artista o una banda venezolana nominada a los Premios Grammy, pero falta industria. La economía está un poco golpeada y la música pasa a un segundo plano, es decir, hay prioridades. Faltan muchos años para que Venezuela tenga una industria musical donde sus artistas puedan crecer y proyectarse”, nos comenta Kevin Yousef , bajista de la banda.

Okills surgió cinco años atrás como un proyecto para pasar el rato y por mera diversión. Carlos, Leonardo y Kevin estudiaban en el mismo colegio. Estos dos últimos ya tenían otras bandas con las cuales adquirieron experiencia y la última que decidieron hacer fue la que se tomaron más en serio. Durante un año estuvieron buscando vocalista y también componiendo nuevas canciones. Fue entonces cuando encontraron a Alberto “El Arcas”, con quien se unieron y reformaron todo lo que venían trabajando.

“Todo lo que se venía haciendo antes era por diversión, no teníamos alguna conciencia de estructurar nuestra música o alguna intención de querer llegar a otro lado en ese momento. A partir de que empezó esta banda hubo una voluntad en todos de seguir hacia adelante, que se tornó en hacer de esto nuestra manera de vida”, señala Leonardo Jaramillo, guitarrista de Okills.

Tras varios meses de buscar un nombre para el nuevo grupo, decidieron en primera instancia llamarse OK, pero al ser una palabra tan universal, se pierde muchas veces el contexto debido a la gran cantidad de información que puede existir alrededor de una simple palabra.

Si uno se aventura a buscar en la web el significado de OK, una de las primeras definiciones será zero killed o cero muertes, un término que, según dicen, se utilizaba en la Segunda Guerra Mundial para confirmar que todo estaba bien y que no había heridos. “Es como una leyenda urbana. Hay varias teorías pero esa fue la que nos gustó y en ese momento nos funcionó”.

okills 2

La música de Okills la podemos describir como un gran molcajete donde se mezclan diferentes sonidos tropicales propios de la región, así como algo de cumbia, rock argentino y bossa nova, aderezados con una pizca de ritmo y felicidad. Tras su primer EP lanzado en 2012, Reiniciando transmisión, la agrupación venezolana regresó a los estudios en 2014 de la mano del reconocido productor y músico Mauricio “Maurimixxx“ Arcas (Los Amigos Invisibles) para dar vida a su primera producción titulada America supernónica.

Maurimixxx es primo del cantante [Alberto], pero no habíamos platicado mucho hasta que vio que la banda iba en serio y él fue quien nos dijo: 'Les quiero producir su disco'. Nos reunimos con él, vimos su visión de la música, de la composición de los temas, y nos gustó bastante. Hicimos como cuarenta canciones de las cuales salieron estas once”, recuerda Kevin.

“Fue muy fácil trabajar con él porque siendo músico y con tanta experiencia, respetó mucho lo que la banda estaba haciendo. Él dijo: 'Vamos a estructurar sus canciones y a darles más coherencia, pero sin alejarlo mucho de lo que ustedes quieren porque al final ustedes son los que van a tocar esas canciones el resto de sus vidas, no yo'. Y por eso fue fácil trabajar con él, todo se dio de manera natural”, agrega Leonardo.

Si uno presta atención a su disco America supernónica, fácilmente reconocerá algunas influencias musicales que tiene Okills, que van desde Café Tacvba, Gustavo Cerati, hasta la dupla electrónica Daft Punk. Este LP también cuenta con un par de colaboraciones, además de muchos músicos invitados, entre ellos Horacio Blanco (Desorden público) y la cantante Laura Guevara.

“Yo creo que lo que une al álbum es esa mezcla entre lo tropical y lo rock. Todas las canciones lidian con lo cotidiano, no son tan metafóricas o tan profundas, son cosas sencillas con las que nos enfrentamos todos los días”, menciona Leonardo.

Como primer sencillo de este álbum debut, Okills lanza en nuestro país “Tiempo”, una canción que evoca alegría y felicidad al por mayor, pero que también nos pone a reflexionar sobre lo que uno hace con él. El video refleja tan solo una pequeña parte de nuestra bella ciudad, recorriendo diferentes puntos emblemáticos como el Centro Histórico, Bellas Artes, el Auditorio Nacional y Xochimilco.

“Desde el momento en que grabamos el disco lo dividí en dos partes; la parte más tropical y la más personal o rockera. Una mitad la puedes escuchar en la playa, en una fiesta, con amigos o en el carro, y otra la puedes escuchar con tus audífonos, algo tranquilo”, explica Kevin.

Con respecto a sus planes a corto plazo, Alberto “El Arcas” (voz y guitarras), Leonardo “El Kmarón” Jaramillo (guitarras), Carlos J. García (guitarras), Kevin Yousef (bajo) y Antonio “Tony Alda” Aldazoro (batería) nos tomarán por asalto próximamente con un segundo sencillo, “Lo mejor, lo peor”. El 31 de enero tendrán su primer concierto junto a Comisario Pantera en el Pasagüero, mientras que el 13 de febrero serán el acto abridor del show de Caloncho y Mon laferte en el Teatro Metropólitan, y “de ahí pa'l real”.

Sigue a Okills en sus redes oficiales:

Facebook / Twitter

No es una revista, es un movimiento.