173905
Entrevista con METZ

Entrevista con METZ

Atlas Vending, el nuevo álbum de Metz que coincidentemente es el soundtrack perfecto de la pandemia.

La primera vez que Alex Edkins, Chris Slorach y Hayden Menzies pensaron en hacer música fue un pretexto más para reunirse y beber unas cuantas cervezas. Doce años después, Metz su banda de punk noise, es una de las más importantes de la escena ruidosa de Canadá y está a punto de lanzar su cuarta producción Atlas Vending, bajo el sello Subpop. Un disco que, en palabras de ellos, es un reflejo de la ansiedad y desolación que trae consigo la adultez.

La idea de que Metz se convirtiera en nuestro trabajo de tiempo completo nunca estuvo en el plan, solo sucedió. Ahora nos tomamos las cosas más en serio. Antes tocar era una razón para beber un par de cervezas con tus amigos, pero ahora se ha convertido en nuestros trabajos lo que nos ha hecho enfocarnos más en hacer música que en echar la fiesta”, dijo en entrevista con Indie Rocks! Chris Slorach, bajista de la banda canadiense.

Y es que los años no pasan en vano. Ahora todos tienen hijos y familias que han cambiado la perspectiva que Alex, Chris y Hayden tenían no solo sobre la música y sus trabajos, sino también han cambiado las prioridades y el modo de ver y entender el mundo. Tanto así que eso se ve reflejado en Atlas Vending, su más reciente álbum.

La banda canadiense describe este nuevo álbum como un reflejo de su crecimiento tanto personal como sonoro, con temas que van desde la paternidad, la ansiedad, las adicciones y el constante deseo de dejar todo atrás.

“Cuando firmamos con Subpop en 2012 éramos freelancers y decidimos dejar todo para irnos de tour tres meses y probar suerte, y no paramos hasta ahora. Los shows en vivo eran nuestra principal fuente de ingreso hasta que llegó el Covid y ahora estamos viendo la manera de sobrevivir y esperando a que las cosas vuelvan a tener un sentido de normalidad pronto”, contó Chris.

Si bien el bajista de Metz asegura que Atlas Vending podría ser el soundtrack perfecto para esta pandemia, en realidad el álbum se creó antes de que nuestra cotidianidad cambiara. Alex, Chris y Hayden trabajaron en un estudio de Rhode Island para darle forma a este álbum, que en palabras de Slorach, es hasta el momento el que más han disfrutado hacer.

“Encontrar los sonidos y armonías perfectas para cada una de las canciones del álbum nos podía tomar horas, tanto que a veces perdíamos el sentido del tiempo porque realmente disfrutamos hacerlo, algo que en los otros álbumes no sucedía tanto. Antes era mas una lucha y sufrimiento por tener el resultado”, explicó el bajista.

En un inicio, la principal influencia de Metz fue los innumerables conciertos a los que Alex, Chris y Hayden asistían, logrando que esa energía se tradujera en su propio sonido frenético y posteriormente en un show catártico y caótico, algo que tendrán que dejar para después… cuando podamos volver a vivir un concierto en vivo.

“Cuando era un adolescente no había cosa más liberadora que ir a un concierto y hacer catarsis con el resto de la gente que estaba en un trance viendo lo que pasaba en el escenario. Ansío que eso regrese porque es una parte importante de mi vida. Me imagino que los shows en un mundo post pandemia, cuando esté probado que una vacuna funciona, serán con gente ansiosa por esa catarsis y disfrutarán mucho más los conciertos. O al menos eso es lo que espero”, confesó Chris al preguntarle cómo se imagina la vida post covid.

Mientras eso sucede, solo nos queda ponernos los audífonos y sumergirnos en la ansiedad de la adultez que en cada una de las canciones de Atlas Vending logra transmitir Metz y convertirlo en el soundtrack perfecto para estos tiempos inciertos.

“Definitivamente se nota un crecimiento en el sonido de la banda, pero nosotros seguimos haciendo música que pensamos que es genial y esperamos seguir compartiéndola con gente que piensa lo mismo”, finalizó Chris.

No es una revista, es un movimiento.