186446
Entrevista con Javiera Mena

Entrevista con Javiera Mena

El desafío de decir lo mismo de diferentes maneras.

Era una tarde de junio, lluviosa, tranquila, pero no típica; aunque fuera a distancia, era la emoción de platicar con una mujer como Javiera Mena, que es atenta a los detalles, pero que es relajada y se presta a hablar de lo que sea. Con esa situación en la mesa, hablamos con la talentosa chilena gracias al oxigeno que busca darnos a través de Entusiasmo, el nombre del primero de tres EP que conformarán uno de larga duración, con fecha hipotética a principios de 2022, y es que hablar de fechas en la incertidumbre es tratar de predecir el futuro.  Si quieres saber más de lo que nos dijo de este EP, sobre su percepción de la música en la pandemia y hasta si alguna vez ha perdido las ganas de seguir cantando, sigue leyendo esta entrevista.

Sobre las canciones y el contenido de Entusiasmo, la compositora piensa que el mix se complementa. “Es una serie de singles muy diferentes uno de otro, van de la pasión al entusiasmo y del dolor al goce; es un material distinto a lo que hecho porque en mis álbumes pasados, solía ser más hermética, de darle vueltas al asunto; aquí dije las cosas más directas, sin perder la poesía, hablo de las cosas claramente, hay temas más sexuales y eróticos, de una mujer cantándole a otra mujer sobre ese brillo en los ojos, que los hombres no tienen; es un contenido más maduro y sensual, como el de un saxofón; este EP es algo rico, que sabe lo que quiere y está como para pasar con tu pareja y un vinito”, nos contó.

Podría parecer injusto que somos lo que la gente cree por lo que ve y no lo que realmente somos; Javiera es abierta con su sexualidad y eso, la ha puesto en una situación particular. “Sí pienso que a veces se habla más de lo que me gusta y de mis preferencias, que de la música que hago, pero es lo que hay, es el precio que me tocó pagar por decir abiertamente que amo a las mujeres, aunque tampoco es tan terrible, porque me tocó poner mi granito de arena y la gente necesita puntos de referencia y me lo agradece al final. Me gusta vivir la vida en bajo perfil, ser capaz de caminar en la calle, me permite tener una carrera sustentable y un equilibrio sano en la vida. Es difícil ser artista femenina independiente en Latinoamérica y a veces se piensa que el músico la pasa chévere viajando y conociendo, pero no es fácil estar siempre expuesto, es importante tener tu centro y no perderlo, aunque siempre está la tentación de irme a trabajar al campo, comprar unas gallinas y vender huevos”, nos dijo con sarcasmo.

Cuando la Mena comenzaba su carrera, el activismo sociopolítico no había explotado aún, y eso tenía a artistas independientes como ella, pendiendo de un hilo. “A esa Javiera de hace años, le diría que siga confiando, que trabaje en sus carencias, como pararse en un escenario y no sentir nervios, le diría que no se preocupara, que solo adquiriera confianza porque es algo necesario y muy difícil de encontrar, es volátil y viene y va, le diría que siga igual. La pandemia me ha ayudado a volverme más geek, uno de mis talentos es ser poseedora de datos random y bastantes cosas puntuales sobre la geografía e historia de los lugares a donde viajo; el ocio me volvió memera y está chévere tener la oportunidad de reírnos y encontrar conexiones, tengo humor negro y soy muy sarcástica. La situación política en Chile me puso a investigar más sobre eso, porque los días han sido totalmente esquizofrénicos y hay que tomar y reciclar, lo que sirve y lo que no, dejarlo para alguien más. He podido ver conciertos de mujeres, como Dua Lipa y The xx, además de un conciertazo de Tame Impala, del cual aprendí muchísimo”, aseguró.

Por experiencia propia, digo que mientras más buscas algo, menos sale; sí he perdido la inspiración, pero eso le pasa a todos, al arquitecto o al político cuando tienen sobrecarga de trabajo y no tienen los resultados que esperaban; por eso, me he juntado a componer con otros como Marian Ruzzi y Luis Jimenez, para no hacérmelo tan tedioso y tener el lado divertido de sentarse a componer. Quiero volver a Vive Latino pronto, tocar en algún show en playas paradisiacas de México, como en Tulum, y recuerdo con mucho amor el concierto que di en el último orgullo en CDMX, en Parque España, lloviendo y aquella presentación en Primavera Sound hace unos siete años. La pandemia ha traído un proceso natural que ya venía empujando y que me ha acomodado bastante, porque vi que puedo llegar a muchos lugares sin viajar tanto, puedo generar contenido de calidad y viajar cuando sea necesario”, concluyó Javiera Mena.

No es una revista, es un movimiento.