Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

192752
Entrevista con Circuit Des Yeux

Entrevista con Circuit Des Yeux

Encontrado la luz en medio de la oscuridad.

No sería sorpresa para nadie, pero la música de Haley Fohr es oscura, de un carácter casi fantástico, melancólico y tan real, que resulta una sorpresa escucharla hablar con tanta soltura y siempre con una sonrisa sobre su nuevo disco  -IO, el primero en la disquera Matador y el tercero en una carrera que va en crecimiento y que prueba que, no importando lo duro o retador de su propuesta, la cantante está aquí para descubrirse en su viaje artístico personal.

Realmente siento que mi voz es un resonador, inicialmente empecé usándola como una forma de terapia, estaba tratando de entenderme a mí misma, y sentía que era casi como un arma, como un megáfono en el que podía solo hablar mi verdad mientras cantaba. Ahora se siente más como un conductor, ahora pienso en mi, pero también en el público, el ambiente y muchas cosas más”.

El disco esta inspirado en el dolor que la cantante atravesaba previo a composición de las canciones, sumado al dolor colectivo provocado por la pandemia y finalmente un atardecer naranja artificial en un viaje a California, una tonalidad que para ella representa una arista diferente de la oscuridad que la gente asocia de otras maneras. Al ser alguien que se relaciona con este universo, ha querido presentarlo de otra manera al público.

La oscuridad puede existir en el color naranja, no necesita ser una persona aterradora usando un sombrero como las brujas, mientras haya oscuridad también habrá luz, cada que sufrimos es un regalo, así que creo que conocer la oscuridad te ayuda a apreciar el gozo por la vida”.

Pese a ser creado de manera solitaria en su hogar en Chicago, la cantante se muestra emocionada por llevarlo al escenario a lo grande, para ello pretende llevar una sección de orquesta de cuerdas con ella y el desafío más grande será lograr que su público lo entienda y adentre a la experiencia sonora en vivo.

“Me gusta mucho cuando las audiencias son silenciosas, que puedas escuchar caer una aguja y que haya esta atención hacia el escenario, y a veces puede ser difícil, especialmente en festivales, pero aun así mi audiencia ha crecido y cambiado durante estos años. En esta ocasión estaremos viajando con un ensamble de cuerdas, con la finalidad de darle al álbum la mayor vida posible, algo que ya logramos desde el proceso de grabación.”

El disco que sale este 22 de octubre cuenta con 10 canciones que juntas forman un concepto que ella denomina “Geografía del dolor” en el que inicialmente la compositora se sumergió con la idea de encontrar respuestas a su propio sentir, hoy siente que al final no tenía que encontrar nada, más bien se trataba de soltar y dejar ir lo que no le servía.

Espero que la gente que lo escucha pueda usarlo de la misma manera, tal vez ellos se puedan sentar y tener un momento de intimidad consigo mismos, los traiga de vuelta algún recuerdo del pasado o algún sentimiento que tengan guardado y sean capaz de sacarlo y dejarlo ir”.

En la búsqueda de estas respuestas Fohr se sumerge en las metáforas relacionadas con la naturaleza, haciendo énfasis en que no es la única persona que en estos momentos de incertidumbre se siente en la necesidad de buscar respuestas en aquello que le dio la vida. Al cuestionarle sobre lo íntimo de sus letras y si hay algún secreto literario que de cuerpo a su mensaje ella se muestra directa y expresa su verdadero sentir como letrista.

Creo que estoy tratando de describir lo indescriptible, mis emociones, así que tal vez no se trate de un evento que me paso a mí, sino de la emoción que sentí en aquel momento, y esas sensaciones pueden ser más largas que la vida misma, más grandes que una película y creo que eso es lo que estoy tratando de lograr con mis letras”.

Si todo sale bien, tras la salida del disco Circuit Des Yeux espera poder salir de gira y eventualmente regresar a nuestro país para dar un concierto. –IO es sólo el comienzo y Fohr espera que quien lo escuche encuentre en el todos los mensajes que ella ha dejado entre líneas y que estos puedan ayudar a los demás.

 

 

 

 

 

No es una revista, es un movimiento.