42829
El lado positivo de NO

El lado positivo de NO

24/Feb/2014

Hace unos días pudimos platicar con Bradley Hanan Carter, la voz melancólica de NO, un nuevo proyecto musical directamente desde california y que acaba de lanzar bajo el sello de Arts & Crafts su primera producción de estudio, El Prado.

Su sonido, que retoma un poco del post-punk y lo mezcla con indie pop, ha sido comparado con el de bandas como The National o New Order, ante lo que Bradley comentó: "Es un honor ser comparados con ellos pero pienso que NO es nuestra banda; somos nosotros contando nuestras propias historias".

NO comenzó en el 2010, cuando Bradley conoció a Sean Stentz –actual bajista de la banda– en un bar local llamado “El Prado”, de ahí el nombre del álbum debut. Después de intercambiar historias de amor y desamor, así como compartir admiración por músicos como Johnny Cash y Leonard Cohen, ambos comenzaron a escribir canciones:

“Lo que escribimos se convirtió en un EP que la gente disfrutó y gracias al cual pudimos hacer varios conciertos en diferentes estados. Lo que me gusta de este nuevo álbum es que con él terminamos de contar la historia que empezamos en el EP; quien escuche El Prado tendrá la historia completa.”

“Leave the Door Wide Open” es el primer sencillo, mismo que los colocó en el mapa de la escena musical independiente. Gracias al éxito que tuvo al ser publicada en SoundCloud, El Prado se convirtió en uno de los discos más esperados de los primeros meses de este 2014.

“Grabamos el álbum en nuestra casa y fue después que la disquera nos contactó; nos tomó un largo tiempo terminarlo, pero al final llegó la gratificación. El proceso fue como un viaje. La razón por la que Sean y yo decidimos hacer una banda fue porque queríamos crear algo alentador y es justo lo que sentimos cuando escuchamos las canciones. El disco es como poner juntas las fotografías que tomamos los últimos dos años, las cuales hacen una película muy satisfactoria.”

Lo que nos transmite cada una de las canciones de este álbum es la esperanza de que todo estará bien. Incluso el sonido, a pesar de remitirnos a un ambiente frío y obscuro, deja pasar ciertos rayos de luz. Esta ambivalencia no está presente únicamente en el sonido de NO, sino también en el nombre mismo de la banda: “Queríamos un nombre fuerte y sólido […] tratamos de redefinir la palabra “no” pues es algo que escuchamos mucho y decidimos darle un significado más alentador y positivo, totalmente contrario a lo que la gente piensa cuando escucha esa palabra.”

Sin duda, su experimento funcionó. La palabra “no” se ha despojado un poco de su lado negativo para dar paso a esta propuesta que Bradley, Sean (bajo), Reese, Ryan (ambos guitarristas), Simon (teclados) y Michael (batería) nos presentan directamente desde Los Ángeles.

No es una revista, es un movimiento.