Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

120395
Russian Red en El Plaza Condesa

Russian Red en El Plaza Condesa

Chucho
Contreras

06/Nov/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Reencuentros y reafirmaciones con Russian Red.

Tres años, dos meses y veintiún días después de su última visita, Lourdes Hernández volvió a pisar un escenario mexicano. Tras cancelar las últimas fechas de la gira que acompañaba su disco más exitoso hasta el momento, Agent Cooper; y que se recluyera en Los Ángeles para redescubrirse a sí misma, la cantante española decidió volver a salir de gira, pero en esta ocasión bajo un formato sumamente especial.

Financiado por ella misma, el lanzamiento de Karaoke le brindó una nueva oportunidad de tomar su guitarra y reencontrarse con su público, uno de los más fieles, cariñosos y entregados que he visto jamás.

Con El Plaza Condesa casi en penumbra, cada uno de los integrantes de la banda fue tomando su lugar mientras saludaban a las personas sentadas en las primeras filas y tranquilamente se servían copas de vino. Finalmente, Lourdes salió al escenario con un vestido dorado y su guitarra para comenzar la noche con “It’s a Heartache”, original de Bonnie Tyler, y “Take My Breath Away” de Berlin.

Si bien siempre ha mantenido una estrecha comunicación con su audiencia durante los conciertos, sobre todo en México, en esta ocasión vimos a una Lourdes mucho más relajada y segura. Dirigió unas cálidas palabras al público y siguió con “Shout”, conocida por la mayoría de nosotros gracias a Tears For Fears; y “Everyday, Everynight”, de su segundo disco de estudio, Fuerteventura.

Recordando anécdotas de cuando era pequeña al lado de su hermana; o el sentimiento de mirarse tanto tiempo frente al espejo hasta no reconocerse a sí misma, siguieron “I Want To Break Free” de Queen, “Loving Strangers” y una versión recortada de “Casper” que hizo que varios se levantaran de la silla.

Con una introducción instrumental de “Fuerteventura”, Russian Red fue presentado uno a uno a los miembros de su banda, que incluía a su músico inseparable Brian Hunt y a su esposo. Le siguió su versión de “All That She Wants” de Ace of Base y un snippet de “La Vie en Rose”, durante el que su corista cantó un pequeño extracto en español.

Finalmente llegó el encore y tras dejar el escenario solo unos segundos, Lourdes volvió para regalarnos su versión de “Do You Really Want to Hurt Me” de Culture Club al lado de su banda completa y luego se quedó sola para tocar “A Hat”. Sin embargo, el público empezó a pedir “Todas Mis Palabras” y, sin más, tomó su guitarra y empezó cantarla, regalándonos el momento más entrañable de la noche.

Con “Cigarettes” llegó a su fin un íntimo concierto que todo el tiempo estuvo sumergido en una atmósfera de amor incondicional y cariño. En el que todos nos conectamos a través de las canciones y voz de Lourdes, y después del que quedó claro que pase lo que pase, nunca va a cambiar la relación que tiene Russian Red con México.

FOTO:

Chucho
Contreras