Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

108425
Rod Stewart en El Palacio de los Deportes

Rod Stewart en El Palacio de los Deportes

Diego
Figueroa @halofive

27/Mar/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Palacio de los Deportes

Artista(s)

Sir Rod Stewart sigue rockeando como si los años no pasaran por él.

El término millenial acaparó los medios de comunicación y pláticas casuales con información de esta “generación maldita” llena de inconsistencia, crisis social y económica, inseguridad y “mamitis” (ja… obvio, no nos hagamos), pero como millenial les cuento que ser parte de esta generación no es como muchos dicen y tenemos muchas cosas de las que estar orgullosos, y les explicaré por qué.

Nosotros, la generación del “a mí todavía me tocó eso”, somos testigos de la transición entre el celular y el smartphone, el Walkman y el Ipod, Star Wars IV, V y VI y Star Wars I, II y III, los Converse y los Nike Air, los libros y el internet, y por su puesto la música. No tan lejos de nuestros oídos recién nacidos, sonaron canciones que marcaron la vida de generaciones, o conocimos los vestigios de bandas que hicieron historia por hacer eso que nadie había hecho.

A mis 25 años he tenido la fortuna de poder disfrutar en vivo a íconos como Paul McCartney, Black Sabbath, Deep Purple, Kiss, Def Leppard, Twisted Sister, etc. y no me imagino un mundo sin ellos porque ya es difícil vivir sin Cliff, Burton, Michael Hutchence, David Bowie, Lemmy Kilmister, Ronnie James Dio y Chuck Berry, aunque sé que algún día tendrán que partir. El punto es que somos la generación que verá morir, en muchos sentidos, a grandes estrellas, y es por eso que anoche me sentí muy afortunada de estar acompañada de miles de almas vibrantes enfrente de un Rod Stewart de 72 años tan vivo, lleno de energía y alegría, así que ser millenial no es tan malo, ¿no lo creen?

A las ocho de la noche en punto, el escenario del Palacio de los Deportes se iluminó con una proyección en pantallas increíble, y salieron a escena un grupo de músicos sacados de una orquesta de big band de los años 50 para darle paso a un Rod Stewart vestido de lentejuela negra. Luces, glitter, los gritos enloquecidos del público y “Soul Finger” —original de The Bar-Kays—  le dieron la bienvenida al músico británico para comenzar al ritmo de “Having a Party”.

El recinto vomitaba gente corriendo a su lugar, brincando, gritando, bailando y cantando mientras que “This Old Heart Of Mine” llenaba el alma de todos con recuerdos. “México, muchas gracias por venir esta noche, vamos a cantar dos horas… disfrútenlo mucho”, fueron las palabras que Rod pronunció para más de 15 mil asistentes extasiados y “Some Guys Have All The Luck” estalló para hacer cantar a todos al unísono.

“Love Is”, canción de su álbum Another Country de 2015, sonaba a través de las cuerdas de un violín, una guitarra acústica y la influencia de la música irlandesa. “Tonight’s The Night” e “It’s a Heartache” fueron las canciones perfectas para alimentar al público enardecido y la ovación para el músico no se hizo esperar.

“Forever Young” nos regaló a un Rod por el que el tiempo no ha pasado. Escenas familiares y personales se empezaron a proyectar en las pantallas mientras que un solo a dos baterías, un baile irlandés y cinco músicos musicalizaban el momento. La bandera de Gran Bretaña apareció mientras que las imágenes de un Rod Steward hincado frente a Guillermo, Duque de Cambridge, eran mostradas. Nos regaló su condecoración como caballero del imperio británico entre aplausos, gritos y emoción.

El tiempo y espacio se volvieron subjetivos para todos, y la energía se desbordó con “Rhythm Of My Heart” y “Baby Jane”. Por un momento todos vivimos el año de 1983 y coreamos “When I give my heart again, I know it's gonna last forever. No one tell me where or when, I know it's gonna last forever”

La noche se tomó un respiro y “Downtown Train” inundó el ambiente. Rod interpretó esta canción del álbum de If We Fall In Love Tonight sentado en las escalinatas del escenario, y un solo de saxofón impregnó el alma de todos los presentes.

Con un cambio de vestuario a un conjunto dorado inigualable y un escenario lleno de flores, Rod pidió a todos que se sentaran, disfrutaran y cantaran. “The First Cut Is The Deepest” — cover de Cat Stevens“Oh La La” y “You’re In My Heart” tomaron posesión del escenario en un momento íntimo, mientras que “I Don’t Want To Talk About It” y “Have I Told You Lately” llenaron los corazones de recuerdos, amor e ilusión. Él vino a mi mente y sonreí acompañada de un nudo en mi garganta.

Rod logró hacernos sentir vivos y lo sabía. La gente estaba entregada completamente, y “Can’t Stop Me Now” continuó con el encuentro, “River Deep, High Mountain”  —cover de Ike & Tina Turner— estuvo a cargo de las magníficas coristas que forman parte de su banda y un tercer cambio de vestuario a animal print, se presentó.

“Sailing”, “Maggie May” y “Stay With Me” dieron los últimos suspiros de una noche inolvidable. “Da Ya Think I’m Sexy” llenó el Palacio de globos y baile, todos estallaron al oír su melodía y corearon. Definitivamente el momento cumbre de la noche lleno de mucha producción, pero sobretodo de la alegría de un ser humano que parece inmortal.

“Enjoy Yourself” cerró la noche y dejó huella.

La vida te da oportunidades irrepetibles, y el que Rod Stewart y yo pisemos el mismo mundo, en este tiempo, no es casualidad.

REDACCIÓN:

Romelia
Zúñiga

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive