55007
Def Leppard: Cuando los grandes van y regresan

Def Leppard: Cuando los grandes van y regresan

Bruno
Muñoz @Bruno_Muti

05/Sep/2014

Detalles
Lugar

Palacio de los Deportes

Artista(s)

No hay remedios infalibles para los vacíos que suelen dejar las partidas. Tampoco hay verdades escritas sobre los modos de atravesar por el dolor sin dejar estragos. La muerte de un grande como Gustavo Cerati, por mucho que haya quedado anunciada cuatro años atrás, no puede pasar desapercibida, ni mucho menos dejar de causar algo, sea mínimo o mayúsculo, en todos aquellos que se han permitido un mínimo de rock en sus existencias.

Como parte de su Summer Tour, para el que en algunas ciudades se sumó KISS, Def Leppard regresó a la Ciudad de México para invocar tiempos lejanos y de algún modo repetir lo hecho en 1993, cuando pisaron por primera vez el país. Ayer, como en aquél entonces, contaron con la participación de CODA, agrupación icono y sobreviviente de aquellos años de glam y hard rock. Fueron ellos quienes, aún con un set de apenas cinco canciones, consiguieron dibujar rostros de alegría y emoción tras ejecutar clásicos de su historial y dedicar “Tócame” a Cerati. Gran elección de grupo telonero para completar una noche ochentera que al final terminó por rendir más de un tributo.

Para cuando subieron a las tarimas, Def Leppard se encontró con un público ávido y dispuesto, y para quienes no hubo mejor inicio que “Let It Go”, canción que dio paso a “Action”, cover a The Sweet. Tras este inicio, vino “Animal” y el tiempo se detuvo en 1987, con sus luces neón y lujuria desbordada. “Love Bites” y “Love Like a Man” terminaron un primer acto que abrió un set acústico con dos de los grandes hits de Leppard: “Two Steps Behind” y “Bringin’ On a Heartbreak” fueron el clímax perfecto de una noche de nostalgia y añoranza.

Ya en los albores de un final no deseado, la banda ejecutó los riffs de “Hysteria”, “Rocket” y “Pour Some Sugar On Me”, provocando que el llamado Domo de Cobre entregara todo lo que le restaba dar. Es cierto, muchos años han pasado, pero la banda sigue en forma e interpretando cada canción de forma efectiva, mostrando respeto por la época y público que los vio crecer, hacerse enormes y encumbrarse en la cima que alguna vez pisaron.

No hay duda de que la gran mayoría de los asistentes al concierto de anoche experimentaron ese algo que dejó la partida del maestro argentino. Y aunque ya se dijo que no hay soluciones ni certezas para mitigar las ausencias, sin duda, lo ofrecido por Def Leppard (y CODA en su justa medida), sirvió para hacer de la nostalgia un aliado y recordar que no hay manera de superar lo hecho por los grandes, por quienes sentaron bases y por aquellos que hoy no tienen nada que temer y que, en esa misma medida, saben que pueden irse y regresar en el momento que deseen. Siempre estarán ahí.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:

Joel
Sebastián

FOTO:

Bruno
Muñoz @Bruno_Muti