118178
Rockfest MX 2017 en Centro Dinámico Pegaso

Rockfest MX 2017 en Centro Dinámico Pegaso

Por fin se llevó a cabo el primer Rockfest MX: un llamado a la paz y la unión entre mexicanos.

En el último día del complicado pero solidario mes que vivimos los mexicanos, el Rockfest MX 2017 tuvo lugar en el Centro Dinámico Pegaso de Toluca. 18 bandas, rock, pop, ska, heavy metal, música tropical, baile, slam, brincos y gritos que funcionaron como verdadera purificación para todos los involucrados. Un evento muy bien organizado, dividido en dos escenarios juntos que permitieron que todas las bandas salieran a la hora programada (gracias a que mientras en uno había show, el otro se preparaba), sin violencia ni contratiempos; un debut inmejorable del festival en la escena.

En punto de las 12:30 H, el Rocksfest fue oficialmente inaugurado con la primera presentación en México de Weichafe, trío chileno de rock pesado con seis discos en su haber. Acto seguido, la banda de Ciudad Juárez Aitanire tomó el escenario. Los regiomontanos de Serbia les sucedieron y dejaron toda su energía en canciones coreadas por sus seguidoras. Llegó el turno de Costera, con temas de su disco debut de este año—Aliados— ya consentidos del público (como "Mal de amores" y "Paseo sideral"). Después, el rock regio de Niña tomó el escenario con una potente intervención.

Mención especial a The Warning, grupo formado por tres jóvenes hermanas que sorprendió al público con su heavy metal. Tras este buen sabor de boca, Technicolor Fabrics –la banda de Guadalajara que el año pasado cumplió su primera década de existencia– puso a bailar a todos con su mezcla de electrónica, rock y pop con canciones como "Frequency" "Globos".

Llegó la hora de otro de los actos deseados del evento: el auto definido sonido “tropipop” de Little Jesus que al ritmo de temas como "La magia", "Azul" y "TQM" calentaron y pusieron de buenas a un público cada vez mayor.

La primera banda de ska de la tarde apareció. Los Victorios armaron el slam y prepararon a todos para el ansiado show de un ovacionado Siddhartha, quien además de poner a la mayoría a corear sus temas, hizo un llamado a la paz como manera de comunicación entre los humanos.

Reyno fue otro de los capitalinos esperados. Mientras caía la tarde, y con melodías como "Pacífico" "Dos Mundos", no decepcionaron a sus no pocos seguidores. Después, Jonáz puso a bailar a todos con canciones de fiesta consentidos como "Noroeste Caliente" y "Castígame".

De inmediato hizo presencia Porter, que demostró la razón de su importancia en la escena indie mexicana y del cariño de su gente. Con el carisma de su vocalista David Velasco y canciones como "Espiral" "Murciélago", la banda dejó todo listo y dio paso —junto a la noche— a las cartas fuertes del Rockfest.

Aterciopelados es quizá la banda de rock colombiano más importante que existe. La  excentricidad y gracia de Andrea Echeverri apareció con un sombrero enorme y luces en su pecho para abrir un set lleno de clásicos como "Baracunata""Cosita seria", "Bolero falaz" y una versión distinta de "Florecita rockera". La vocalista se despidió con dulces de café y frisbees como regalo para su "México querido".

Representando a Venezuela, Los Amigos Invisibles dieron prueba del porqué hace tiempo llamaron la atención del vocalista de Talking Heads, David Byrne. Así, llegó la hora funky tropical con canciones que todos esperábamos. El baile tomó la noche con "Ultra Funk""Cuchi cuchi" —en la cual se hizo un silencio total por "aquellos que no están"— "Ponerte en cuatro", "Mentiras", entre otras.

Una vez concluido el show de DLD en donde muy pocos se quedaron sin corear las canciones que los tienen como una de las bandas con más seguidores (el recinto entero dejó su garganta en "Mi vida"), tomó turno la irreverencia de Cuca, la banda más pesada del evento. El slam no descansó y fungió como coreografía de canciones como "Rock y solo rock", "Alcohol y rock and roll" y "La pucha asesina", además de himnos del rock nacional como "La balada" y "El son del dolor".

El final llegó con La Maldita Vecindad. Una de las mejores bandas de una de las mejores épocas del rock en español. Su legado no muere y sigue en los corazones de los de su generación y la que le siguió. El mensaje de paz, conciencia, no violencia e igualdad se materializó en la voz de Roco, quien con la música como apoyo e instrumento, hizo que todo el estrés saliera poco a poco. Su actuación —que abrió con "Solín" e incluyó, entre otros, "Pata de perro", "Ya lo pasado pasado", "Un gran circo", "Un poco de sangre", "Don palabras" y clásicos como "Pachuco"o "Kumbala"— fue catarsis pura y el broche de oro al cierre de un gran festival —que donará parte de su taquilla a los damnificados por los recientes sismos— que esperamos haya llegado para quedarse.

No es una revista, es un movimiento.