144246
Jake Bugg en El Plaza Condesa

Jake Bugg en El Plaza Condesa

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

El cantante Jake Bugg demuestra que es un inmortal en la Ciudad de México.

Faltaban 10 minutos para iniciar y El Plaza ya estaba a una tercera parte de su capacidad. No habían espacios para meterse pues el público hacía lo posible para estar lo más cerca del escenario. A pesar de eso llegué a un buen lugar recorriendo las orillas, pero a los pocos minutos me vi rodeado o más bien estrujado, por la gente. No había forma de regresar, tampoco lograría moverme mucho para tomar fotos y videos. Pero lo peor sería el calor asfixiante que ya se hacía entre los asistentes.

Abrió Axel Catalán y desde que el músico mexicano salió al escenario, me di cuenta de que la gente lo reconoció y recibió bastante bien. No había escuchado de él, pero esa ovación prometía bastante y me daba una buena sensación.

Rápidamente, supe que me había equivocado con el músico morelense. A pesar de que los asistentes corearon e incluso pidieron más, debo decir que me dejó con una sensación de desagrado por su voz plana y estridente.

Estaba ansioso de quitarme el trago amargo que fue Axel Catalán, pero Jake Bugg todavía tardó un rato en salir. Sin embargo, cuando salió un grito ensordecedor se escuchó en El Plaza Condesa. El cantante tomó su guitarra y comenzó de inmediato con “How Soon The Dawn”. Me sorprendió que, a pesar de que su último disco no fue el más exitoso, la gente conocía bien las canciones.

Esperaba seguir escuchando más sencillos de su último álbum, Hearts That Strain, pero el cantante optó por una elección para verdaderos fans. Siguieron “Saffron” y “Strange Creatures”, dos tracks inusuales. El joven público me volvió a asombrar, ya que varios corearon ambos temas de principio a fin. Sin duda la audiencia mexicana es una de las más devotas al músico de Cliffton.

Luego de un rato, por fin escuchamos uno de los éxitos con “Simple As This”. La gente enloqueció por completo y a penas se escuchaba la voz de Jake Bugg por los gritos. El recinto se sentía a reventar, aunque solo se llenó poco más de la mitad.

Bugg trató de mantener el ritmo de la noche y la emoción del público con “Slide”, “Trouble Town” y “Taste It”. Cada vez las personas se aglomeraban más y los espacios se reducían, pero eso no impidió que muchos saltaran y bailaran en el poco lugar que les quedaba. Los nuevos fans de Jake Bugg son adolescentes, muchos estaban en su primer concierto, pero su energía y exaltación era algo contagioso, la inyección que necesitaban todos los demás, incluyéndome.

No solo hubo un gran ambiente, también con este show acústico, el intérprete demostró un gran dominio con la guitarra y lo mucho que ha mejorado su voz. Cada interpretación fue impecable y emotiva, pero yo destaco lo mucho que brillaron los pocos temas de su último material, como “Bigger Lover” o “In The Event Of My Demise”.

En realidad tuvimos un setlist variado, con varios tracks de su segundo disco: “Me and You”, “Slumville Sunrise” y “A Song About Love”. Pero sobre todo escuchamos canciones de su debut, disco que sigue siendo el pilar en la carrera de Jake Bugg.

Debo confesar que no le pude seguir el paso a los demás y salí en la primera oportunidad que tuve, pero fue una buena decisión. Ya alejado del tumulto, en la periferia de ese mar de gente, me di cuenta de que estaba en la sección de padres. Muchos de ellos acompañaban a sus hijos, los miraban a lo lejos hasta que los perdían entre todo ese caos.

Sonó “Broken” y a partir de ahí todo fue para arriba. Presencié esa emoción pura que muchos tuvimos cuando fuimos a nuestros primeros primeros shows. Saltaban, gritaban y aplaudían sin parar, aunque muchos estaban grabando la mayoría buscaba disfrutar cada segundo de la canción.

También pudimos escuchar uno de los nuevo temas de de Jake Bugg, “Scene”. El cantante está preparando nuevo material y debo decirles que promete mucho. El sencillo es cadencioso y tiene un ligero toque beatlesque. No sé si esa sea la versión definitiva, pues en esta ocasión solo estaba acompañado por su guitarra acústica, pero el track tiene el potencial para regresar al británico a las listas de éxitos.

La noche seguía y el músico todavía nos debía muchas canciones, “Seen It All” y “Two Fingers” fueron de sus últimas cartas. También “Waiting” fue una sorpresa, ya que se ha convertido en uno de los temas favoritos del público.

Finalmente, Jake cerró fuerte con “Lightning Bolt”. Al estar tan lejos vi como esa masa de cuerpos se dispersó por un momento, expandiéndose como un pulmón que inhala. La gente por fin pudo bailar, reencontrarse con los que venían y los padres de muchos se tranquilizaron de tener a sus hijos de nuevo en la mira.

A pesar de que el cantante nos ha visitado en varias ocasiones, jamás pude verlo, pero creo que me tocó una de sus mejores noches. El concierto fue emotivo, alucinante y vi a un Jake Bugg magnífico, entregado a su manera e inmejorable en cada interpretación. Pero creo que lo mejor fue el público, no éramos muchos pero sí apasionados. El Plaza retumbó como pocas veces. Cuidado con la siguiente generación, porque son impetuosos y nadie los podrá detener.

No es una revista, es un movimiento.