Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

158500
Circa Waves en El Plaza Condesa

Circa Waves en El Plaza Condesa

Detalles
Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Cuestión de calidad, no de cantidad.

El peligro de tener dos actos abridores, es que menos de un cuarto del recinto los escuchará. Una lástima en este caso; pocas bandas “desconocidas” he visto que hagan valer su spot al abrirle a un grupo como Circa Waves

MILK desató unos guitarrazos sólidos a las 19:30 en punto. Con una entrega rockera envidiable, esta banda podría ser algo que te encontrarías en SXSW. Su mezcla jovial de The Strokes con un poco de cursilería y aires de Yellowcard, puede salir adelante si se sabe mover. 

Después, tras un eterno soundcheck que nos  rompió el oído con ecos y fallas de sonido, Rodeo Way salió al escenario. Frente a mí, una chica le preguntaba a su amiga quienes eran ellos, a lo que la otra contestó: “Se llaman algo así como Rancho Rosa. Afortunadamente, el vocalista de la banda la corrigió a tiempo: “Somos Rodeo Way, gracias por escucharnos antes de Circa Waves. Su sonido estaba ligeramente saturado, pero supieron llamar la atención de El Plaza que seguía prácticamente vacío. Sin embargo, su estilo no concordaba mucho con el del acto principal que esperábamos. 

Unos momentos más para que salieran los ingleses. Mientras tanto, la gente cantaba lo que salía por las bocinas, The Strokes, Two Door Cinema Club y un poco de Kaiser Chiefs

21:16 Oscuridad. 21:17 Celulares arriba. 21:18 Gritos del público y Circa Waves con instrumentos en mano ante una luz roja. “Wake Up” abre un concierto que esperábamos desde ¿cuándo? ¿abril? Y, después del cambio de fecha de junio a noviembre, no cabe duda que aquí solo hay fans reales.

Sigue “Fossils”. Ni siquiera hay un fondo detrás del escenario. Sin embargo, no es necesario. El juego de luces es suficiente para que nosotros pongamos el ambiente cantando a todo pulmón: “The one day I want something I just can’t get. I’m a long way from home”. “Movies” marca el inicio de la locura. El baile comienza y la emoción comienza a crecer. Al finalizar la canción, el vocalista, Kieran Shudall sonríe genuinamente y nos pide bajar y quedarnos en cuclillas, para luego brincar lo más alto que podamos al iniciar “Get Away”. En cualquier otro lugar y concierto, esto hubiera sido un problema, pero lamentablemente El Plaza estaba a la mitad de su capacidad. Por lo tanto, no tuvimos problema en cumplir su petición y brincar a alturas que no sabíamos que podíamos.

Con “Times Won't Change Me” nos relajamos un poco. El baile era conservador mientras quienes iban acompañados se cantaban el uno al otro disfrutando la canción. “Stuck”: hitazo. Los celulares arriba de nuevo y saltos por todos lados. “Es nuestro primer show en solitario en México y el último de nuestro tour. Vamos a hacerlo valer”, dijo en inglés Kieran.

“Sorry I’m Yours” fue la cima de la emoción. Después, algo que no es muy común, el público cantando una canción nueva. Tan nueva que estrenó el día anterior al concierto. La primera vez que Circa Waves toca “Jacqueline” y ya nos la sabemos. La gratitud se nota en las sonrisas de toda la banda. A pesar de ser pocos, somos los que debemos estar. Esta vez se trata de calidad y no de cantidad y ellos lo entienden. No se desaniman al ver los espacios vacíos, sino que les llena el corazón que los queramos tanto. 

“¿Quien nos vio en el Corona Capital?” Los gritos los ensordecieron. “Tal vez se acuerden de esta”. “Goodbye”: no hay nadie que no se la sepa, al igual que la siguiente, “Fire That Burns”. Era gracioso ver cómo entre cada canción bajaban y subían los celulares. Era como si los asistentes no quisieran grabar todo, pero al final, en cada canción pensaran que esa pieza también merecía un recuerdo digital. 

Los Circa salieron unos minutos. Nos estaban cumpliendo al 100 tras hacernos esperar tanto y ellos también merecían un respiro. 

Regresaron para tocar “The Way We Say Goodbye”. Pero faltaba el broche de oro: “T-shirt Weather”, su mayor éxito, la más conocida y una sorpresa. El baterista Colin le dio el lugar al baterista de MILK para tocar con ellos. ¿Lo hizo bien? Definitivamente. Y ¿nosotros? También. Brincamos, bailamos y cantamos con ellos como si nos conociéramos desde siempre.

No es una revista, es un movimiento.