Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

153140
Bengala en El Plaza Condesa

Bengala en El Plaza Condesa

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Nostalgia y entrega pura en el regreso triunfal de Bengala.

2009, regresas a tu casa después de un día de mierda en la secundaria, subes a tu cuarto y enciendes la televisión. Te acuestas en tu cama y sonríes, no todo es tan malo, los videos de bandas como LeBaronAustin TVPanda y Bengala te suben el ánimo. Eras feliz y no lo sabías... 2019, casi todos esos grupos ya no existen, salvo uno: Bengala.

Ayer, canciones como “Miente” y “Cárcel” hicieron recordar aquellos tiempos de adolescencia a los asistentes en El Plaza, lugar que recibió el regreso de uno de los proyectos más importantes del rock mexicano, el cual presentó su más reciente disco Laberinto (2019).

Antes de tomar un descanso indefinido después de aquel íntimo show en diciembre 2013 en El Imperial, en octubre de ese mismo año la banda capitalina debutó en El Plaza al lado de la agrupación española Dorian. Seis años después, la banda vuelve a pisar el mismo escenario para ofrecer una presentación que, en punto de las 21:10 H, da inicio con “Un millón de estrellas”, de su nueva placa.

Diego Suárez (piano y voz), Sebastián Franco (bajo), Jesús Herrera (guitarra), Amauri Sepúlveda (guitarra), Marcos Zavala (batería) y un guitarrista de apoyo, reciben aplausos que hacen vibrar el venue, sold out, por cierto. Las luces rojas hacen juego con el negro de sus prendas. “Gracias por venir”, dice Diego, segundos después de tocar “Planeador”. El público responde con gritos. “Vamos otra vez” y “Soñé” tocan fibras sensibles en algunos. La adolescencia de muchos.

“Horizontes” es el pre ideal para lo que se viene: el primer tema de la noche con Diego a cargo del piano: “Elefantes”, cuyo ambiente envolvente va in crescendo. “Rey de España” y “Cuarto del fondo” ejemplifican un salto en el tiempo de 10 años, que en realidad no se nota, porque la entrega que siguen teniendo es igual o mejor. “Tuvieron que pasar seis años para volvernos a ver, pero valió la pena, ¿no? (...) Creo que habrá Bengala para mucho más”, afirma Diego, cuya presencia en el escenario impone y deleita. Sin duda se le extrañaba.

Para el siguiente tema hay un invitado, pero no cualquiera, se trata del productor de LaberintoCamilo Froideval, quien se apodera del piano para interpretar “Otra vez”. La sorpresa de la noche la da “Carretera”. Y es que, para los conocedores de Bengala, este clásico por lo general se escucha en el tramo final. Las composiciones nuevas de “Tiempo” y “Enloquecer” hacen que los presentes irradien locura, se olviden de la temporalidad y disfruten.

La celebración continúa con un momento íntimo, pues los miembros abandonan el escenario, excepto uno: Diego, su piano, un venue lleno y “A cero”, ¿qué más puedes pedir? A mitad de la canción, el resto de los integrantes se une al trance. “Cosas infinitas”, “Tírate” y “Mensaje” dejan ver la entrega de Diego: salta baila, interactúa, juega con el micrófono, sabe ser un líder, pero sobre todo, un showman. Tan es así que para el siguiente acto se quita la camisa y, para quienes no es su primera vez, ya saben lo que eso significa: “Cárcel”. Cero calma, manos en alto y pies en el aire.

Sin embargo, es tiempo de despedirse... o no, pues mientras la banda capitalina deja el escenario, de fondo suena una de las infaltables: “Abril Oneil”. Al término, el vocalista suelta una frase que seguro quedará por días en las mentes y los corazones de los fans: “Ha sido una noche fantástica, mientras ustedes sigan aquí nosotros estaremos aquí”. Amor mutuo.

“Déjala ir” y “Miente” son el combo perfecto antes de decir adiós. “Nos vemos muy muy pronto”, expresa Diego. La típica foto colectiva se hace presente y todo parece haber llegado a su fin. Pero no, ¿segundo encore? Algo así, ya que solo hay espacio para una más: “Mal incurable”. Decisión correcta. Eso sí, la gran olvidada de la noche es “Temblor (eso soy)”, track 7 de Laberinto, la única que hizo falta para escuchar por completo el material.

Pese a eso, el show ha sido un éxito. Si bien es cierto que este año formaron parte del cartel de los 20 años del Vive Latino y el año pasado estuvieron en la primera edición de Mapa Sonoro y en el Centro Cultural España, su espectáculo de anoche en El Plaza fue su regreso no solo oficial, sino triunfal.

No es una revista, es un movimiento.