Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

100020
Knotfest México 2016: Día 2

Knotfest México 2016: Día 2

En el segundo y último día del Knotfest México 2016, con todo y fallas de audio, derrochamos meeeerol.

Segunda jornada en el infierno, más gente por todos lados para recibir de nueva cuenta al anfitrión del festín. Talento local para musicalizar la llegada del público: Joliette desató su furia y se llevó gran reconocimiento, Thell Barrio sembró la primera semilla de terror, y ante la poderosa amenaza de los de casa, Emmure tuvo que exponer su maldad para reivindicar a los visitantes. México fue por segunda ocasión sede de Knotfest y Enter Shikari se llevaba la primera gran ovación de la jornada.

En el escenario alterno los viejos conocidos de Agora se dieron un descanso del proceso de grabación de su nuevo disco para deleitar a sus fieles fans. Después los tres integrantes de Animals As Leaders sorprendían con su furiosa técnica instrumental en las ocho cuerdas de sus respectivas guitarras, un set virtuoso, técnico e impecable. Dedicaron su último tema a Stephen Carpenter de Deftones que los observaba a un lado del escenario. Llegó el ansiado momento de ver a Carcass que con un Jeff Walker mostrando la lengua a los fotógrafos y brindando con cerveza, animó a que el circle pit creciera cada vez más ante los certeros cortes de su acero quirúrgico. Siempre es un honor ver a esta banda insignia del metal extremo.

03 Carcass -4

Ministry puso de manifiesto su poder de convocatoria y con un Al Jourgensen alegre por sentirse como en casa, su set incluyó lo mejor de su repertorio y los respectivos ataques a Donald Trump, cuya efíge enmascarada tuvo el descaro de invadir el escenario. Un sonoro golpe en la cara para sus siempre satisfechos fans y para obtener nuevos adeptos.

Las plagas de Babilonia llegaron acompañadas de Iced Earth y su épico sonido, mientras The Offspring nos regresaba a la adolescencia gracias a aquellos temas que acompañaron tantos recuerdos. Con catrinas de José Guadalupe Posada de fondo, la banda complació a los fans que tanto habían esperado por volver a verlos en México. Los años no pasan en vano y se notan en sus rostros más no en su actitud en el escenario, de nuevo nos sentimos andando en patineta saliendo de la escuela o en un viaje de carretera en el verano. El slam se convirtió en bailes alegres y frenéticos al compás de una aguda frase que tanto nos divierte al cantar: “Give it to me baby!”. Una actuación realmente memorable.

 

De nuevo la vendimia con mercancía oficial, variadas opciones de alimentos y lo mejor: el amplio espacio para andar sin aglomeraciones, ninguna amenaza de lluvia al esconderse el sol que se cansó de quemarnos. “Rocket Skates” para comenzar la delicada furia de Deftones y el llamado constante hacia Chino Moreno, que siempre cerca de su gente hasta decidió hacer crowdsurfing. El agresivo encanto de Alissa White-Gluz al mando de Arch Enemy para encantar a sus fieles devotos, el virtuosismo y nuevos temas en directo de Opeth para complacer a sus arcanos.

Llegó el momento de bajar el telón y ante la enorme y brillante luna que también parecía aguardar, “The Negative One” fue la forma perfecta para que Slipknot diera la bienvenida a su gran bacanal. Con un escenario más sencillo al respecto del año anterior, lo instrumental hizo que la gente se concentrara en los pulsos siempre hirientes, en el tono siempre siniestro, en la energía que escupe este demonio que hizo a bien alentar su ceremonia al compás de “Before I Forget”.

Pidiendo encender las luces para, en sus propias palabras, admirar a su gran familia, Corey Taylor se digo honrado de estar presente de nueva cuenta en nuestro territorio ante la misma pasión que los sorprende y los alienta a regresar a pesar de los problemas técnicos. No hubo más que sacar el diablo dentro de nosotros, esperar y sangrar, salir de nuevo a la superficie y arrastrarnos a la salida molidos de cansancio ante el domingo y lo que nos depara. Una última advertencia antes de cruzar el puente que separa nuestra sana catarsis musical a la aburrida normalidad: nos vemos en 2017 Knotfest.

09 Slipknot -8

No es una revista, es un movimiento.