108310
Festival Vaivén 2017

Festival Vaivén 2017

Festival Vaivén 2017: un ir y venir de gustos y disgustos.

El Festival en su edición 2017 se desarrolló en Jardines de México, en Teques, Morelos, un venue muy agradable por ser el parque temático de jardines florales más grande del mundo, por deslumbrarnos con un paisaje lleno de colores y brindarnos una sensación pacífica al observar su laguna.

Si eres rapero, popero, rockero, mirrey y millenial luchón a la vez, Vaivén es totalmente tu festival. En caso contrario, quizá la propuesta de contrastar el talento de Jesse Baez con Mon Laferte, de Slow Magic con Matt and Kim o de The Kills con Galantis te resulte algo extraña, pero ten por seguro que algún acto se volvería uno de tus predilectos y que saldrías bastante sorprendido de actos que en la vida hubieras pensado en ver.

Luego de un recorrido algo complicado llegamos al festival justo cuando Salón Acapulco comenzaba las acciones y, dado a que el sol caía pleno sobre nosotros, la mayoría del público prefería por disfrutar del acto desde la comodidad de las zonas con sombra disponibles, por lo que había una falta de ambiente notable.

El intenso calor nos orilló a buscar refrescarnos con alguna bebida y tras nuestra búsqueda notamos que los precios de los líquidos y alimentos eran bastante accesibles. La zona VIP era una maravilla pues contaba con gran espacio hasta el frente de ambos escenarios, destacando que los vendedores ambulantes no se hacían presentes con las grandes charolas que siempre estorban y estamos acostumbrados a ver, sino que en su lugar tomaban tu pedido con menú en mano y te lo traían hasta tu ubicación; a su vez había zonas elevadas con mesas y meseros. Creo en este festival, valía enteramente la pena hacer la inversión adicional por los beneficios VIP.

Muy alejado de los escenarios principales se encontraba el escenario Spectare, mismo que sería el encargado de recibir a las almas deseosas de fiesta interminable luego de que los actos principales terminaran. Los dignos teloneros de dicho escenario fueron Tayrell, moviendo con sus beats hacia la pista de baile a  todos los que se resguardaban de los rayos del astro rey.

Era momento de llenarnos de guitarrazos el corazón; Black Pistol Fire hizo a todos menear la cabeza al estruendo de la guitarra y la batería, emocionando tanto a sus fieles seguidores como a aquellos que los escuchábamos por primera vez. Definitivamente fue el primer highlight del día.

DLD congregaba rápidamente a todos sus seguidores, tocando sus éxitos “Mi Vida”, “Todo Cuenta”, “Estaré” y “Por Siempre” y aunque el cielo nos dejó caer un aguacero, sus fans no abandonaron su lugar. DLD agradeció a su público “por venir y por estar”.

La lluvia fue el villano del festival, pues retrasó el acto de Mon Laferte más de 30 minutos, y aún con lluvia la gente no dejó de cantar “Si Tú Me Quisieras”, “Amor Completo”, “Amárrame” y “Tu Falta de Querer”. Por cierto, sus músicos sonaron increíble.

Slow Magic tuvo un set hipnótico, pues el material visual fue bastante sugestivo, contando con sampleos de “All The Small Things” de Blink 182 y de “Hotline Bling” de Drake. Afortunadamente para entonces ya no llovía sin embargo el escenario principal contaba con equipo averiado, mismo que al ponerlo en custodia y proteger el equipo aún en funcionamiento retrasó aún más la salida de Matt and Kim.

Kim tuvo un resbalón al entrar a escena, lo que daño su rodilla y puso en duda sobre si podría tocar, pero pese al esfuerzo por continuar con el show aplicándose únicamente hielo sobre su rodilla lesionada, muy a nuestro pesar sólo tocaron unas cuantas canciones.

Uno pensaría que tras el poco tiempo que Matt and Kim tocó, el escenario principal repondría el tiempo de retraso, sin embargo The Kills salió al escenario una hora más tarde de lo programado. “Black Balloon”, “M.E.X.I.C.O.”, “Monkey 23” y “Sour Cherry” fueron algunos de los temas que la sensual Alison y los poderosos riffs de Jamie nos hicieron disfrutar.

Era hora de recargar energías, por lo que fuimos hacia los food trucks que contaban con gran cantidad de alternativas, todas a excelente precio y con un aspecto bastante atractivo, sin embargo la logística para adquirir cualquier alimento era muy engorrosa, pues había que hacer una larga fila en cualquiera de las únicas tres cajas para toda la zona de alimentos y después de eso acercarte a hacer otra fila en el establecimiento de tu preferencia.

El momento para a Empire Of The Sun llegó. Su show fue increíble, tanto por el material visual, el performance de sus bailarinas y la transición que tienen entre cada canción, sumado a un setlist cargado en su mayoría por temas de su último álbum Two Vines y sus éxitos pasados “We Are The People”, “Walking on a dream” y “Alive”.

El festival Vaivén contó con increíbles presentaciones, un conjunto fabuloso de audio, iluminación y video y excelente ambiente y tolerancia entre el público. Desafortunadamente nos dejó un sabor amargo en cuanto a la logística, organización y falta de respeto hacia el tiempo de los asistentes por problemas en la producción. Esperamos que la siguiente edición sea mejor que esta, pues su esencia es bastante atractiva.

No es una revista, es un movimiento.