68779
Fin de semana 2 – Día 3

Fin de semana 2 – Día 3

El festival arrancó con una audiencia media, pues dos días de fiesta detienen a cualquiera de sufrir una cruda a 36 grados bajo el Sol. Los que sí lo logramos, comenzamos un domingo fuerte con la consistente presentación de OFF!, que llenaron el escenario Mojave con su hardcore californiano. A un lado se presentó con una gran energía sobre el escenario. Muy bueno su cover de Spice Girls "Say You'll Be There", el cual próximamente podremos disfrutar en su show de la Ciudad de México. El genial Mac DeMarco, quien poco a poco y siendo muy consistente se ha ganado sus espacios en la exposición de artistas de Estados Unidos (y no se hable de su creciente fantasee), llegó con muy buena actitud. DeMarco tocó material de todos sus discos, en especial del "Salad Days" editado hace un año vía Captured Tracks. El DJ español John Talbot hizo de las suyas con un hipnotizante set en la carpa cerrada Yuma, entre rayos azules y blancos azotando una bola de espejos. Built To Spill dieron un maravilloso set con grandes momentos como un combo de "Goin' Against Your Mind" y "Stab", sin embargo la audiencia fue poca quizás por el Sol, quizás por el cansancio de los dos días anteriores, o quizás porque se les está terminando la suerte a las buenas bandas indie para el festival Coachella.

semana

El Sol se despidió con Jenny Lewis y su genial show de "The Voyager". Sonaron temas de Rilo Kiley así como de su material solista, pero en especial temas de su nuevo disco. Como siempre, muy encantadora. Marina and The Diamonds llegó al escenario principal, donde la audiencia abarrotaba el lugar. Marina apareció con una diadema que tenía la palabra "Froot", nombre de su recién editado álbum, mientras demostró su gran potencia vocal y carisma sobre el escenario.

Una de las bandas que más ansiaba volver al festival Coachella fue The Cribs, que desde 2007 no habían podido regresar. Esta vez presentaron material de su nuevo disco For All My Sisters, producido por Ric Ocasek de The Cars. Desconozco si la gente no sabe quien es Phil Selway (baterista de Radiohead), pero éramos cerca de 100 personas que pudimos presenciar un muy relajado y grandioso set. Esta es la primera gira por Estados Unidos de Selway, quien tiene una forma muy natural y franca de tomar el escenario y acercarse a la audiencia.

Inolvidables y reverberantes bajos. St. Vincent llegó con muy buena actitud al escenario outdoor, para demostrar su poderío vocal y sus habilidades en la guitarra. Annie Clark se bajó del escenario para hacer su ya característico crowd surfing, mientras le decía al público lo geniales que son. Jamie XX reventaba la carpa Gobi donde cientos de personas bailaban poseídas por los beats que nunca se detuvieron. Recientemente pudimos ver a Jamie XX en la Ciudad de México, en un show igualmente inolvidable.

Cuando fue el turno de Florence and The Machine, la audiencia estaba sorprendida de su entrada al escenario: tuvo que ser cargada por personal de seguridad. Florence le dijo a la gente que la semana pasada cuando brincó del escenario se rompió el metatarso, "el mismo hueso que se rompió David Beckham antes del mundial". Acompañada de una orquesta y luciendo impecable, Florence deleitó a la audiencia con un corto pero hermoso set incluyendo canciones de su nuevo álbum How Big, How Blue, How Beautiful.

Mientras tanto, David Guetta se apoderaba del festival con un largo set en el escenario Sahara. Al cabo de una hora, la gente lucía muy confundida entre quedarse en el trance de Guetta o ir a ver al chico sensación del festival: Drake. En estos momentos, Drake es el rapero número uno de la escena estadounidense, y toda la presión del cierre del festival estaba con él. La semana pasada, Madonna entró a besarlo al escenario y con esto se aseguró que fue el performance más mencionado y viralizado de la semana. Este domingo, fue Nicky Minaj quien hizo una aparición en el escenario mientras Drake la abrazaba y felicitaba por su recién compromiso. Sin embargo, los comentarios y reseñas del show no fueron muy buenos. Simplemente, algo le faltó, según muchos espectadores que estaban ansiosos por verlo en vivo.

La experiencia Coachella ya no se determina realmente por sus headliners, ni por sus carpas, ni por fin de semana; son todos los detalles que genera los que lo convierten en uno de los festivales favoritos de la audiencia. El clima, la variedad de géneros y la variedad de artistas que forman parte de todo su line-up. El arte, los juegos, la diversión, la gente y los aires californianos son los que complementan la experiencia musical.

No es una revista, es un movimiento.