166920
¡Feliz Cumpleaños, David Byrne!

¡Feliz Cumpleaños, David Byrne!

Cortesía
OCESA / Lulú Urdapilleta

14/May/2020

David Byrne, el inquieto artista que hace de la reinvención un estilo de vida.

La música puede ser tan simple o compleja como cada quien lo desee. Los límites los establece cada creador y mientras algunos afirman no tener pretensiones, otros han elevado su trabajo a niveles artísticos. La lista de quienes evitan a toda costa caer en una zona de confort es bastante corta y tiene entre sus máximos representantes a David Byrne. Su aportación ha sido tan grande que abarca múltiples géneros que inclusive son antagonistas entre sí.

Nacido un 14 de mayo de 1952 en Escocia pero nacionalizado estadounidense, desde joven mostró interés por el mundo del arte. Su familia no era adinerada pero tampoco vivió con carencias. Siempre tuvo a su disposición una nutrida biblioteca de la que se alimentó para conocer otros mundos. 

Los primeros pasos musicales

Fue a inicios de los 70 cuando se adentró en la música a nivel profesional. Sus primeras bandas no lograron trascender pero su interés nunca desapareció. Pero en 1974 ocurriría algo distinto porque encontró a los cómplices perfectos para iniciar un nuevo proyecto. Al acompañarse de Chris Frantz y Tina Weymouth, más la posterior integración de Jerry Harrison, quedó conformada la formación de Talking Heads.

El nacimiento del cuarteto en Nueva York coincidió con el surgimiento del punk. Durante sus primeros años se presentaron con frecuencia en el CBGB e inclusive fueron teloneros de Ramones, aunque a nivel musical se encontraban bastante lejos. La banda conjuntó partes de rock progresivo, punk, art rock, avant garde y world music. La amalgama sonora resultó en lo que años después sería bautizado como new wave y post punk.

Al frente del combo, David Byrne se dio a conocer por su voz lúgubre que acompañaba sus enigmáticas composiciones. Sus álbumes obtuvieron el reconocimiento inmediato de la prensa; sin embargo, no fueron éxitos de ventas y apenas lograron puestos discretos en Billboard. A pesar de ello, canciones como “Psycho Killer”, “Once in a Lifetime” y “Burning Down the House” hoy ya son consideradas dentro de las mejores en la historia de la música.

Trabajo en solitario

La amistad no es eterna y disputas internas condujeron a la separación de Talking Heads. Aunque eso no fue impedimento para que David Byrne emprendiera una fructífera carrera en solitario que a la fecha se mantiene vigente. Su primer trabajo en esta nueva faceta fue My Life in the Bush of Ghosts, compuesto junto a Brian Eno. La unión de ambas mentes derivó en un trabajo de rock experimental con ritmos africanos y plagado de sampleos. 

Aunque hoy parece algo normal utilizar fragmentos de otras canciones, en su momento fue un sonido innovador que sirvió para impulsar estilos como el hip hop. En su momento el propio Chuck D de Public Enemy mostró su admiración por este álbum.

Ganador de un Premio Oscar

A su vez, los intereses creativos de David también lo llevaron a la composición musical para el cine. En 1987 se unió a los inclasificables Ryuichi Sakamoto y Cong Su para realizar el score de The Last Emperor del italiano Bernardo Bertolucci. Un año después los tres subieron al templete del Shrine Auditorium en Los Ángeles para recibir el Premio Oscar por su trabajo.

Otros trabajos

Por otra parte, los intereses musicales de Byrne lo llevaron a fundar su propio sello musical. De nombre Luaka Bop, a la fecha es considerada como una de las disqueras independientes más importantes dentro de world music. Parte del trabajo consiste en difundir los sonidos latinoamericanos y africanos. El catálogo es completamente variado e incluye a Cornershop, Los Amigos Invisibles, Los de Abajo, Nouvelle Vague y Os Mutantes

Si todo lo anterior no fue suficiente, el cantante del cabello plateado también ha incursionado en el campo editorial. Al ser un defensor de la bicicleta como medio de transporte, en 2009 publicó Bicycle Diaries. Unos años después vio a luz How Music Works, en donde adopta el papel de historiador para relatar la transformación de la música.

Aparecer en The Simpsons, tener un programa de radio por Internet y ofrecer conferencias alrededor del mundo son otros trabajos que ha tenido el cantante que se niega a mantenerse quieto. También se suman sus colaboraciones con Celia Cruz, Fatboy Slim y Arcade Fire. Su creatividad no tiene límites y cada año que avanza es un pretexto para reinventarse.

REDACCIÓN:

Rodrigo
Rojas

FOTO:

Cortesía
OCESA / Lulú Urdapilleta

No es una revista, es un movimiento.