187372
A 15 años del ‘The Eraser’, de Thom Yorke

A 15 años del ‘The Eraser’, de Thom Yorke

10/Jul/2021

Una etapa llena de música y libertad.

Parece increíble, pero hoy en día, a 15 años de distancia, hay varias personas que no perdonan del todo a Thom Yorke por haber emprendido un camino en solitario, incluso cuando el líder de Radiohead ya ha lanzado tres o cuatro discos firmados solo con su nombre. Fue algo similar a una traición que, con el paso del tiempo, parece agravarse más.

Sin embargo, en defensa de Thom Yorke, todo indica que aquello era necesario para recobrar los ánimos y las fuerzas para volver a trabajar con sus compañeros de banda. En 2006, cuando Radiohead volvía a ser noticia con algunos conciertos, su vocalista trabajó, casi de manera secreta, en las canciones de su debut como solista, The Eraser.

Hail To the Thief, el sexto disco de Radiohead, salió tres años atrás, en 2003, siendo el último material que la banda grabada para EMI/Parlophone. Aquel fue un disco muy guitarrero, furioso, que nos presentaba a cinco integrantes perfectamente cohesionados, dispuestos a regresar a sus raíces más rocanroleras. Un álbum marcado por el conflicto bélico entre Estados Unidos y el Medio Oriente.

Tiempo después, ya sin disquera, pero sí con algunas canciones nuevas, el quinteto de Oxford regresó a los escenarios con una nueva motivación. Ahora sí, no dependían de nadie y esa libertad les cayó muy bien a cada uno de los integrantes de Radiohead, principalmente a Thom Yorke, quien, en medio de las sesiones de grabación de In Rainbows, se puso a trabajar con Nigel Godrich (el sexto miembro de Radiohead) en una nueva colección de canciones.

Hasta ese momento, el futuro del grupo era incierto y el tiempo de espera por un nuevo disco se hacía más largo y, de hecho, culminó hasta el 2007 con la llegada del séptimo trabajo de Radiohead. Pero la historia de The Eraser data de un año antes, cuando parecía no haber muchas esperanzas respecto a la agrupación creadora de “Creep”.

De manera sorpresiva, The Eraser apareció un 10 de julio del 2006 y, de inmediato, los rumores sobre una separación de Radiohead volvían a hacer eco en la prensa y, sobre todo, entre los fans de la banda. Ahora, solo era Thom Yorke quien presentaba un nuevo álbum, el primero en plan solista.

Si bien, lo hecho por Thom Yorke en su ópera prima tuvo, en términos generales, un buen recibimiento por parte de la crítica especializada y por algunos seguidores del cantante, lo cierto es que había un dejo de insatisfacción, una sensación de traición de Thom hacia sus compañeros, pues, aparentemente, nadie sabía lo que su vocalista traía entre manos.

Era claro que Yorke quería marcar una diferencia con la música que podía lanzar con Radiohead; son nueve canciones donde impera la caja de sonidos, la música electrónica y la falta de los instrumentos convencionales, guitarra-bajo-batería. En ese sentido, Kid A y Amnesiac fueron una fuente de inspiración importante a la hora de concebir The Eraser.

Un año después, en octubre del 2007, y luego de cuatro años de espera, Radiohead publicó su muy aclamado In Rainbows, terminando, de tajo, con los rumores sobre su disolución; uno de los mejores trabajos en la trayectoria del quinteto británico.

Sin embargo, pese al gran éxito de In Rainbows, gracias a The Eraser, Thom Yorke se alejó de la etiqueta de “frontman de Radiohead” y dio paso a una etapa llena de música y libertad, aún cuando no tenga el mismo foco mediático que el grupo de Oxford.

Es por eso que, proyectos como Atoms For Peace o sus recientes trabajos en solitario le sientan muy bien a Thom Yorke, pues ha hecho todo lo que ha querido sin detenerse a pensar en la respuesta de la audiencia, pero, ¿no es esa la esencia de Radiohead?

No es una revista, es un movimiento.