30135
Before Midnight: Después de Linklater

Before Midnight: Después de Linklater

08/Ago/2013

Before Midnight

Richard Linklater

Ethan Hawke, Julie Delpy, Seamus Davey-Fitzpatrick

EUA, 2013

Sony Pictures Classics

La razón por la cual las historias de amor son las que encontramos más entrañables y nos identificamos con ellas, es por que es el sentimiento más frecuente entre nosotros. El amor es una constante entre los hombres: amor fraternal, amor de pareja o al prójimo. Nacemos de él y morimos en sus brazos. Y es esa familiaridad lo que nos mantiene atados a este tipo de historias, y más si son rápidamente manifestadas a través del cine. Las grandes películas hablan, en alguna forma, del amor.

Hace un par de años, en 1995, se estrenó película que hablaba de un tipo específico de amor, aquél que ocurre cuando menos lo esperas. El amor a primera vista: Before Sunrise de Richard Linklater.

Nueve años después, Linklater, junto con Ethan Hawke y Julie Delpy, se reunieron para continuar la historia. Ahora, el amor no era efímero y de una noche, el amor había trascendido los sueños de ambos y se había impregnado en su ímpetu juvenil. Su reencuentro les refresca aquel amor, y Before Sunset los consagró con un nuevo lenguaje y un guión lleno de diálogos puntuales, acertados y universales; y una unión entre director y actores en búsqueda de la fórmula que retratara las relaciones actuales, no como fantasías y anhelos, sino como ventana a nuestro propio corazón.

Nueve años después, llega Before Midnight. La tercera parte de esta historia, que ya habla de otro tipo de amor. Céline (Delpy) y Jesse (Hawk) son una feliz pareja vacacionando en el sur de Grecia con unos amigos y sus tres hijos. Uno de ellos es hijo de Jesse con su anterior matrimonio y dos gemelas, fruto de la relación con Céline. Como en las anteriores, no hay mucha acción. Before Midnight más bien se enfoca en mostrar, a través del diálogo y la relación entre ellos, o entre los que los rodean, los miedos, anhelos, sueños a futuro y estigmas del pasado que tiene esta pareja. Caminan, y hablan con naturaleza y cotidianeidad. Vemos como se aman y como ese amor es fácilmente quebrantable por toda la carga de emociones humanas. El amor a cada quién le llega de diferentes formas.

Como en las dos anteriores, gran parte del peso del filme recae en la química entre los actores. En la primera, esta química era poderosa, efervescente y espontánea. En la segunda, ya era soñadora, con ímpetu y atracción. Ahora, la química se consagra y madura. El trabajo que llevan acabo estos dos actores junto con el director rebasa la dirección actoral. Es un compromiso con una historia, con una idea del amor y las relaciones. Es un trabajo en conjunto y una masterclass sobre el trabajo de un artista en una obra cinematográfica, donde el tema, tan sencillo, es el amor.

No es una revista, es un movimiento.