47266
Thievery Corporation: el exquisito cliché de la nostalgia

Thievery Corporation: el exquisito cliché de la nostalgia
Thievery Corporation: el exquisito cliché de la nostalgia

/

Artista(s)

28/Abr/2014

Thievery Corporation

Saudade

ESL Music

2014

Saudade: término de origen portugués que carece de una definición inmediata pero que La Real Academia de la Lengua Española introdujo a nuestro idioma y define como algo parecido a la soledad, nostalgia o añoranza. Aunque es un vocablo ambiguo por naturaleza y que carece de una interpretación clara, saudade es más bien ese estado en el que la mente juega con nosotros y nos transporta a un estado de melancolía pura.

Nostalgia de momentos vividos o anhelados, risas del pasado, lugares representativos, olores, sonidos y sensaciones casi imperceptibles e intangibles que nos obligan a suspirar sobre el tiempo que sigue su camino y que deja atrás momentos que se borran o distorsionan con los años.

A lo largo de casi 20 años, la carrera de Thievery Corporation ha explorado varios pasajes musicales que van desde el trip-hop y el acid jazz hasta el reggae y algunos coqueteos con la música del Medio Oriente. En esta ocasión, el dueto de Washington muestra su fascinación por la influencia brasileña y sus delicadas cuerdas de nylon.

En SaudadeThievery Corporation toma prestado este bello término para ejemplificar junto con varios músicos invitados su visión de la añoranza. Esto lo logran principalmente con guitarras acústicas, percusiones y la inclusión de diversas voces femeninas cantando en varios idiomas para encapsular – en la mayoría de los temas – el cliché bossa-nova que nos remonta a ese saudade imaginario de playas, mujeres exóticas, risas en un bar y la brisa o resonancia de las olas en una noche cálida.

Lo nuevo de Thievery Corporation es de esos discos para escuchar en el mood y hasta ahí. Cumple con su misión de transportarte a un estado de contemplación y nostalgia pura pero después de unos tracks, el disco se vuelve denso y bastante monótono por momentos. Algunas piezas caen en lo irrelevante y pasan a convertirse en el fondo musical de una de esas tiendas “nice” que venden todo bajo el concepto de “orgánico”.

Lo mejor en Saudade, además de su nostálgica y psicodélica portada, es la inclusión de la voz a cargo de Loulou Ghelichkhani, quien interpreta magistralmente temas como “Décollage”, “No more disguise”, en la que Rob Garza y Eric Hilton se alejan un poco de las guitarras bossa para enfocarse en percusiones y texturas trip-hop que parecen ser sacadas del baúl de Massive Attack; y “Le Coeur”. Otros temas que valen la pena son el que le da título al disco y “Depth of my soul” – interpretada por Shana Halligan – que suena a un Portishead mucho más digerible.

No va a cambiar tu vida pero te hará evocar escenarios poco comunes e instantes de anhelo puro. Bienvenidos al exquisito cliché sonoro de la nostalgia.

No es una revista, es un movimiento.