Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

40765
Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra: Himnos para lo que un día terminará

Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra: Himnos para lo que un día terminará
Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra: Himnos para lo que un día terminará

/

Artista(s)

21/Ene/2014

Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra

Fuck Off Get Free We Pour Light On Everything

Constellation Records

2014

Para entender música como ésta debemos figurar que en efecto, como las noticias, profecías o leyendas locales lo dictan, el mundo está por terminar. Desde aquellos tiempos en que nuestros abuelos eran niños y escuchaban historias sobre el apocalipsis, sus interpretaciones han transmitido miedo, generación tras generación, a que todo termine; ya sea por desastres naturales, un fenómeno del espacio o el mismo ser humano devastando a sus símiles y enemigos.

Mientras el Polar Vortex azota el territorio que ha visto evolucionar la creatividad de Efrim Menuck, las nuevas canciones que ofrece con Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra son un recordatorio de lo que nos ha mostrado esta alma atormentada.

Imagino a Thee Silver Mt Zion Memorial Orchestra como un culto cuyo líder pide que cada uno de sus integrantes, más allá de ser manipulado, se conozca bendecido por la creatividad y la exponga en cada uno de sus instrumentos musicales. “Fuck Off Get Free (For The Island Of Montreal)” es el rito de iniciación, la obertura de un frenesí de voces, cuerdas y frases paganas. Pasa el tiempo y la atmosfera de celebración cambia por un grito de guerra, el ritmo se torna pasivo-agresivo y todo oscurece en un instante.

Catorce minutos de “Austerity Blues” son alabanzas y pasajes instrumentales a los que nos tienen acostumbrados desde sus inicios como A Silver Mt Zion. La guitarra filosa de Efrim se enrosca como enredadera en el rasgueo del bajo y el vaivén de la batería, siendo una de las piezas más dinámicas y luminosas del catálogo de la banda. “Take Away These Early Grave Blues” es un ritmo tribal de esta comuna de sabios, en el que el supremo sacerdote repite sus mantras mientras las cuerdas manipuladas por Sophie Tudreau, a la par de las percusiones, emulan una cabalgata hacia horizontes destrozados.

“Little Ones Run” devuelve la calma. Es como una canción de cuna para hacer creer a los niños que todo está bien y nada malo pasará, aunque el entorno se derrumbe poco a poco. “What We Loved Was Not Enough” es una de esas largas elegías que nos enseñan que los sentimientos se extinguen, que el corazón a veces  falla cuando se entrega por completo y al final no importa; hay vida más allá del desastre y debemos conformarnos con seguir adelante sin extrañar lo que ya no está, sin tener que buscar esperanzas entre los escombros. “All our cities gonna burn…All our children gonna die” canta Efrim con brutal sentimiento en medio de coros que lamentan el futuro siniestro que tal vez nos depara.

“Rains Thru The Roof At The Grande Ballroom (For Capital Steez)” es un final abrupto para un disco que parece breve pero es contundente gracias a la ejecución desde el alma de las cuerdas, las voces, los solos de guitarra y los ambientes que punzan la psique del escucha. Que conmueven y nos hacen meditar ¿y si este es en verdad el final? Entonces, que este disco sea un esbozo de vida, que esta orquesta memorial siga entregando sus lamentos y que estos nos sirvan para encontrar inspiración.