134748
The Lemon Twigs — Go To School

7

The Lemon Twigs
Go To School

4AD Records / 2018

Artista(s)

The Lemon Twigs

Con Go To School, la ambición supera a The Lemon Twigs ¡pero tienen buenas intenciones!

Los hermanos D'Addario nos sorprendieron hace dos años con su álbum debut Do Hollywood, un disco que los posicionó como uno de los proyectos más prometedores de la música independiente. Esto gracias a su sonido nostálgico, melodías pegadizas y letras inteligentes.

Ahora, para su segundo disco, The Lemon Twigs tiene una gran responsabilidad. No solo por que cuenta con todo el apoyo de 4AD Records, ni por las grandes expectativas de los medios, sino porque aquí es donde se demuestra si tienen lo necesario para dar el siguiente paso y afianzarse.

Entre el 2017 y buena parte de este año, los estadounidenses disfrutaron de las recompensas del éxito de su debut, con presentaciones en numerosos festivales, algunos muy importantes como Lollapalooza y Coachella. Pero en todos los carteles, incluido el del Corona Capital, el grupo está en las letras pequeñas. Un segundo disco los llevaría a un punto medio, a terrenos más placenteros.

No es posible criticar este material de la forma habitual, pues cuenta la historia de Shane, un chimpancé que fue criado como un humano y que es mandado a la escuela, a vivir con seres humanos en los suburbios. Al ser un disco conceptual es difícil hablar sobre la distribución de los temas, pero la composición lírica se enriquece mucho.

El llevar a un animal y obligarlo a comportarse en un contexto social humano alude a una de la preguntas filosóficas más básicas: ¿quiénes somos? Cuestionarnos si hay una esencia que nos rige desde el nacimiento o puede haber un proceso de cambio.

The Lemon Twigs se adentra en un dilema existencialista, llevando el factor de lo absurdo hasta el punto más alto. Es preciso advertir que no están satirizando, pues lo absurdo, a pesar de lo que aparenta, es algo sumamente serio.

Hay varios temas, a lo largo del disco, que desarrollan la visión de los hermanos D'Addario sobre la naturaleza del ser, como "Wonderin' Ways", "Lonely", "Born Wrong/Hearts Song" y "If You Give Enough". Esto es bueno, ya que si vas a abordar una idea no puedes explicarla de golpe y debes mezclar con acciones para que no se vuelva algo tedioso.

Pero Go To School no solo se trata de discernimiento, en verdad entretiene. Tenemos imágenes violentas y acciones inesperadas en todo el disco. Por un lado en "The Bully" tenemos escenas perturbadoras de acoso escolar y lo que pueden provocar en un chimpancé que no conoce la maldad. Pero nada de eso se compara al acto de Shane que, cansado de los abusos de sus compañeros y viendo que no puede adaptarse a la sociedad humana, decide quemar el colegio con maestros y alumnos adentro. Aunque The Lemon Twigs lo plasma en "The Fire" como una ocurrencia del simio, si te pones a pensar es bastante desagradable.

En el aspecto musical no hay mucho que destacar, el grupo, con escuela de los Foxygen, repite los mismos errores que sus colegas. Se apegan tanto al sonido de una época, que no muestran nada nuevo y cansa después de un rato. Hay influencias de The Beatles, David Bowie, The Beach Boys, Don McLean y Simon & Garfunkel. No está mal usar eso como base, pero siempre tienes que añadir elementos que te mantengan en la actualidad.

También, hacer un álbum conceptual de 16 canciones no es lo ideal para tu segundo lanzamiento de larga duración, y es que lo que debes buscar un par de hits, lo cual no consiguieron, para lograr estabilidad en la industria. No creo que esto afecte de forma negativa a The Lemon Twigs, pero estoy seguro de que frenará su ascenso.

Desde la concepción de este material, el grupo tenía todas las de perder, pero hay mucho que rescatar. Uno es que demostraron que son compositores serios, que pueden hacer cosas bastante ingeniosas y la segunda es que no tienen miedo a arriesgarse. El futuro sigue brillante para The Lemon Twigs, solo tiene que bajar un poco las revoluciones y pensar más en su sonido, no dejarse superar por conceptos o el aspecto lírico.

No es una revista, es un movimiento.