Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

151616
The Flaming Lips — King’s Mouth

9

The Flaming Lips
King’s Mouth

Warner Records / 2019

Artista(s)

The Flaming Lips

El gran loop.

El nuevo álbum de The Flaming Lips se titula King’s Mouth. Está compuesto por 12 canciones, las cuales podríamos reconocer como el soundtrack de una película de ciencia ficción.

A través de los años The Flaming Lips, una banda americana de Oklahoma, ha logrado revolucionar el uso de sintetizadores –principalmente– modificando las voces, obteniendo un toque robótico y único en sus canciones. Una banda llena de experiencia musical, la cual ha sido plasmada, alrededor de 15 álbumes bastante sólidos. King´s Mouth no es la excepción.

Pareciera que todo el disco viene de un guión determinado, el cual es narrado por él guitarrista de The Clash: Mick Jones. Es la primera vez que The Flaming Lips logra crear una serie de canciones que van relatando una historia. Y curiosamente es uno de sus discos más cortos.

La narración inicia con “We Don't Know How and We Don't Know Why”, una canción que da valor al nombre de este álbum y con la cual nos adentramos a este loop gigantesco.

Digo lo anterior por que este álbum podría ser una canción de 42 minutos. Ya que cada rola está completamente conectada con la otra. Esto es algo sorprendente y algo de lo cual podríamos hablar horas, días y meses, por lo increíble que es The Flaming Lips.

Incluso al escucharlo llegué a pensar "¿Sigo en la misma canción?", porque cuando menos te lo esperas ya avanzaste tres rolas sin darte cuenta. Pero déjenme decirles que esto no hace que tus oídos se aburran. De hecho se intrigan más, quieren escuchar qué es lo que sigue.

Eso provoca “The Sparrow”, una rola con una melodía pegajosa, un ritmo lento, pero seguro, y con un toque de psicodelia, ese por el cual reconocemos a esta banda. Llena de frases espectaculares como: “The universe brought you here, yeah it's true. The universe can take you away, too”.

Continuamos adentrándonos a este trip enorme y llegamos a la parte donde se comienza a revelar la historia del álbum.

“Gigant Baby” retoma las dos canciones anteriores, desde la melodía hasta parte de las letra, para contar la historia, como el nombre lo indica, de un bebé gigante. Se trata de un tema muy extraño, pero lleno de autenticidad. Por el título podríamos pensar que la letra sería infantil, pero no. Además de hablar de un bebé gigante, el cual al desarrollarse la historia se convierte en rey, también se toca el tema de la muerte y cómo esta es inevitable. Incluso se torna en una rola triste, cuando se escucha “And it made me understand that life sometimes is sad”.

Llegamos a la mitad del álbum con “Electric Fire”, donde la cabeza de este bebé gigante absorbe tormentas y galaxias, lo que es acompañado de un bajo y un sintetizador que hacen el conjunto perfecto con la parte narrativa.

Una de mis canciones favoritas de King´s Mouth es “All for the Life of the City”. Me gusta que tenga un contraste diferente, de hecho resalta mucho en comparación a las otras canciones. Ya que la tonalidad es alegre e incluso un poco funk, pero la letra es muy triste. Un toque clásico de The Flaming Lips, tomando la fragilidad de la vida como fuente de inspiración. Esta rolita, se vuelve en lo personal el clímax del álbum y es donde se hace un pequeño cambio en lo que resta.

Las melodías y ritmos del álbum van cambiando y se van adaptando a la historia conforme avanzan las canciones. Conjunto de voces que cambian de tono constantemente y chirridos de sintetizadores llegan con “Feedaloodum Beedle Dot”, la cual predice el final de este disco. Las últimas canciones, incluyendo esta, hablan de la reacción del pueblo bajo el mando del rey gigante ante una situación que…bueno, lo que sigue,  preferiría que lo averigüen ustedes.

"Mouth of the King" y "How Can a Head” están llenas de sonidos alegres, y agridulces que nos ayudan a disfrutar más la historia de este rey tan particular.

Es increíble cómo a través de cada tema, la narración avanza y cubre por completo cada detalle. Esto, complementando con música muy bien hecha, hacen algo hermoso que es un deleite escuchar.

No es una revista, es un movimiento.