109728
Talaboman — The Night Land

8

Talaboman
The Night Land

R&S Records / 2017

Artista(s)

Talaboman

25/Abr/2017

Talaboman: Los chamanes del minimal house.

Comunión, trance y un grado de alucinación considerable. The Night Land tiene dos momentos extraordinarios. En el primero de ellos, la música va surgiendo como en un viaje psicodélico de post-house; misticismo en el cuerpo de cada canción. Notas coloridas-cristalinas y synths distorsionados nacen como las plantas en una selva, una detrás de otra.

En el álbum hay un beat constante que llega a ser ocultado por sonidos que aparecen y se desvanecen; dejan al descubierto esta vibración latente. Se trata de una jungla de elementos por descubrir. El clímax embriaga y adormece; pero, no alcanza un punto de pendiente gigantesco. No es una ascensión que busque una caída vertiginosa, es un ritual de electrónica alucinante en donde no hay destino, sino camino.

"Loser's Hymn" es uno de los ocho temas que ha creado el ente de cuatro manos, John Talabot y Axel Boman, mejor conocido en el medio como Talaboman.

El catalán y el sueco comenzaron a colaborar cuando el primero presentó un tema del segundo en su DJ Kicks (2013). Más tarde, el EP Sideral (2014) marcó el inicio formal del proyecto, una combinación de los diferentes estilos de producción que descarrila en un sonido particular. Electrónica a lo IDM (Intelligent Dance Music).

El resultado es un álbum caleidoscópico: deep house, minimal, techno y krautrock, más afropercusiones y terrenos ambientales. Paradójicamente es consistente en sus transformaciones; pero, no alcanza los puntos sólidos que Talabot logró en Fin (2012).

Para el segundo momento, el material ha cruzado diversos terrenos hasta llegar a las percusiones cuasi tribales. "The Ghosts Hood" es un festín de elementos, es mucho de lo que suele usar el español, golpeteos como si fueran martillos chocando contra unos clavos, mientras, el bleepsse se entromete a su antojo.

Empieza a perecer, a decaer, la pieza está agotando su propia naturaleza. Cae en la monotonía, sin goce; una ola ambiental baja sobre una playa de marea rutinaria resucitando el misticismo del track. Beats, synths con delays, más percusiones; la canción está mutando en algo gigante. Abrasivo. Manto electrónico que se expande hasta que se consume con unos latidos de eco.

Para el ritual de Talaboman hay que abrir la mente, cerrar los ojos, y dejar que te transporten desde México con "Midnattssol" (el águila, el jaguar y la tierra color rojo) hasta el África tribal. Lo que no podemos advertir es en dónde terminará el viaje; es parte del misterio.

“Es un viaje hacia adentro, un intento de alcanzar nuestro subconsciente y documentar nuestros sueños. Queremos prender la esperanza y empujar la imaginación. Cierren sus ojos y abran su mente”. 
Cita del Bandcamp de Talaboman

No es una revista, es un movimiento.