Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

158834
Sean Henry — A Jump From The High Dive

9

Sean Henry
A Jump From The High Dive

Double Double Whammy / 2019

Artista(s)

Sean Henry

Sean Henry: El viaje a los 90 sin salir de casa.

A Jump From The High Dive también trae la última década del siglo pasado de vuelta. Primero, a través de la voz y el fraseo que Sean Henry parece tener bien domados en este álbum; pero también con arreglos que incluyen, por supuesto, riffs de pop rock y una batería que es pieza clave para que las 11 canciones se sostengan. Una muestra perfecta, que encierra todo el espíritu del álbum es “Surf song”.

Henry permite ser al ruido, que continuamente se presenta como un acompañante de los instrumentos, aquí son bienvenidos esos “ruidos ambientales” característicos de una grabación de baja fidelidad que lejos de incomodar aporta personalidad. 

Guitarras con tintes funk, guitarras lentas, guitarras de sonidos rasgados e íntimos forman parte de la paleta musical. A través de ellas también se puede entender que si la estructura (el fondo) que une el disco no se mueve, sí lo hace la forma. Cada canción es distinta del resto, cada una tiene un ánimo distinto. Así, el músico de Connecticut toma de distintas vertientes para construir una placa donde no sobra ni un tema y en la que cada uno es casi memorable.  

Si bien no es una constante, es verdad que algo de melancolía habita en la voz de Sean Henry. Por momentos, hace recordar a esa bandas de jóvenes angloparlantes en los 90 que caminaban las calles grises envueltos en pulóver tejido mientras descubrían el mundo, o no. Tal y como suena en “You Fall Away” o en “Rain, Rain”, que nos muestra lo que sucede desde la perspectiva de alguien que decide mirar por la ventana. 

Un rasgo característico se percibe claramente aquí: hay mucha paciencia en la elaboración de estos temas, misma que, como si el proceso creativo pudiera observarse en una habitación de espejos, se refleja en la canción finalizada. Alquimia que no es sencillo lograr. 

A Jump From The High Dive es un disco pulido, que como ya dije, incluso sus sonidos más crudos están pensados y ejecutados a la perfección; sin embargo, pareciera que le falta explotar. Quizá en el afán de ir tanto en la línea de la música que se hizo y triunfó hace más de 20 años pierde de vista otros objetivos o retos para la música actual. Su sonido en general es bueno pero no termina por sorprender ni aportar más, incluso, se corre el riesgo de aburrirse después de escucharlo varias veces. Así, estas razones impiden que sea un álbum de diez. Aunque cabe señalar que si quien escucha no busca encontrar algo desconocido e inesperado, ésta placa seguramente va a fascinarle e incluso a traer recuerdos de algo que no vivió pero casi.

No es una revista, es un movimiento.