Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

139751
Robyn — Honey

10

Robyn
Honey

Konichiwa Records / 2018

Artista(s)

Robyn

Angel
Amézquita

06/Dic/2018

La miel más dulce está en lo profundo.

Si bien, su disco debut fue publicado en 1995 vía BMG, la Robyn que conocemos hoy en día empezó su camino en 2005 con su álbum homónimo. Este fue el primer release bajo su propio sello Konichiwa Records y marcó el origen de una fructífera colaboración con el productor Klas Åhlund. Dicho material daba inicio con “Curriculum Vitae” que hacía un listado de los hitos y logros alcanzados por la artista sueca y que reafirmó su nuevo comienzo.

13 años después Robyn presenta Honey, un álbum producido de nuevo por Åhlund en conjunto con Joseph Mount, lo cual garantiza la esencia de Robyn con un toque más fresco. El regreso está marcado por “Missing U”, una pieza hecha para bailar y una perfecta transición al nuevo material pues conserva la esencia que revistió Body Talk, sin embargo lo que viene a continuación es muy distinto a sus entregas anteriores.

El bajeo disco de “Because It’s In The Music” está impregnado por una atmósfera melancólica, como de una relación que agoniza mientras una sola mitad es la que lucha y se aferra a mantenerla en “Baby Forgive Me”, a darse otra oportunidad. A esta altura, la mano del líder de Metronomy aún es discreta.

Aunque el beat en “Send to Robin Immediately” tarda un poco en entrar, la intensidad de la melodía hace a que sea imposible no prestar atención haciendo de este uno de los temas con más fuerza en Honey. Nació a partir de un sampleo que Kindness hizo de “French Kiss” de Lil Louis y que le mostró a la sueca, quién fascinada le pidió que le mandara el track de inmediato.

La canción que da título al material gira en torno a un beat súper bailable. Desde el momento que entra te obliga a moverte. “Nombré al álbum Honey por lo que esta canción significa para mí. Tal vez describe un estado mental en vez de la sustancia”, declaró Robyn a Pitchfork. Se trata de disfrutar, del deseo, de ir más allá y no quedarse con lo que está en la superficie, pues “en lo profundo la miel es más dulce”.

En “Between the Lines” se habla de un amor tímido pero obvio, que se basa en pequeñas acciones y detalles y no en declaraciones. Tan pronto da inicio la canción, la producción te traslada a 1990. Comienza de manera sutil, pero al llegar al coro puedes casi visualizar cómo explota una bomba de luces y confetis. “Beach2k20” continúa con el mood de aquella década pero ya no estamos en un club sino en una playa.

Honey concluye con otro tema sobre corazones rotos, pero en un tono mucho más optimista. Aquí Joseph Mount se dejó ir por completo y es innegable notar su toque.

Robyn pudo no haber dividido al átomo, inventado los rayos x ni mucho menos descubierto la cura para el SIDA –como decía en “Currículum Vitae”–, pero desde su independencia de BMG, ha sido fiel a su visión artística y mantenido la calidad musical en cada uno de sus discos superando al anterior. Características necesarias que la han ayudado a destacar en pop mainstream y que después de ocho años de Body Talk, hacen de Honey el mejor regreso de 2018 y uno de los mejores discos del año.

No es una revista, es un movimiento.