Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

148319
Priests — The Seduction of Kansas

8

Priests
The Seduction of Kansas

Sister Polygon Records / 2019

Artista(s)

Priests

Potente, melódico e inconforme, así el nuevo disco de Priests.

Priests es una agrupación norteamericana oriunda de Washington D.C. que lleva activa desde el 2012. The Seduction of Kansas es su segunda producción de estudio y tienen además cuatro EPs. La importancia de la banda formada por Katie Alice Greer, Daniele Daniele y G.L. Jaguar radica en que siempre ha mostrado una mirada crítica a la vida política de Estados Unidos y el mundo; y es, al parecer, una ideología de vida ya que además, son completamente autogestivos.

Bajo el sello Sister Polygon Records –que es donde además impulsan a otras bandas independientes como Shady Hawkins, Downtown Boys, Pinkwash, entre otros– publican un álbum con 12 temas, que completan 43 minutos de un disco, que vale la pena escuchar completo.

Su primer disco Nothing Feels Natural los llevó a pisar diversos escenarios, los colocó en el gusto de la crítica y en el ojo mediático, mismo que han utilizado para hacer de The Seduction of Kansas una de las producciones más esperadas del primer semestre de 2019.

Arranca con “Jesus’ On” tocando un tema que define el sonido de Priest que se ha colocado entre el punk rock, el post punk pero con una estructura, si bien, crítica, con un sonido novedoso y particular. En el tema homónimo al disco, la voz de Katie Alice, la guitarra de G.L. Jaguar y la batería de Daniele Daniele son melódicas y potentes a la vez, es lo curioso de Priests, no necesitan mucho, más que sus estructuras bien elaboradas para sacudir tu cuerpo y tus ideas.

“Baby boomer, por favor no juegues” externa Priests en “Youtube Sartre”, una de las canciones más duras en todo el disco y que no se suaviza con la calidad y la estructura de la música. The Seduction of Kansas continua con I'm Clean que tiene una línea de bajo ideal para caminar por la calle, después “Ice Cream”, nos adentra en un tema con toda la línea del post punk, es más oscura que las otras.

Su línea punk o post punk es tan vasta que a la mitad del álbum ya has pasado por diferentes atmósferas y ritmos pero en ningún momento se pierde de vista o de oído, que es un tema de Priests. La banda ha conseguido mantener su esencia y apenas tiene dos discos de larga duración.

“Good Time Charlie” es más acelerada, en este caso se acercan más al punk rock, en aspectos sencillos como la batería, pero insisto, sigue sonando a Priests y es que, no es solo la voz, cada elemento musical está bien estructurado, es algo que es bastante destacable de una agrupación que tiene aproximadamente, siete años tocando.

Un punto que no se puede olvidar es el toque femenino, potente y aguerrido de la banda. Escucharlos y analizarlos, lleva a una sola conclusión: es la manera perfecta de decir que estás en desacuerdo con algo, pero con sutileza melódica. Así podemos describir casi todo el disco y canciones como “68 Screen” y “Not Perceived”.

“Control Freak” es potente y ruda, la voz es incendiaria, las inconformidades las convierten en caricias auditivas y la batería, solo les muestra el camino hacia tus oídos. Cuando llega “Carol” y si escuchas el disco de principio a fin, en este punto, tu pie ya se habrá cansado de moverse siguiendo el ritmo del bombo y la tarola. Pero no podrá evitarlo.

The Seduction of Kansas de Priests finaliza con Interlude: I Dream This Dream in Which My Body Is My Own un discurso fuerte, hablado, del que puedo resaltar esta frase “Sueño este sueño en el que mi cuerpo es mío”.

La cereza en el pastel la pone “Texas Instruments” que da una referencia lejana a bandas como The Cure o Duran Duran, esos guiños a ritmos pasados con una esencia completamente actual convierten a esta canción en uno de los mejores temas del disco.

La segunda producción de Priests es una de las mejores que hemos escuchado en lo que va del año; sin duda alguna, es una banda que va a progresar con su sonido, que aún tiene mucho que madurar y que cuando llegue a una tercera producción será un bombazo. Esperemos llegue pronto a México y podamos disfrutar de ese potente sonido en vivo.

No es una revista, es un movimiento.