179896
Mt. Mountain — Centre

9

Mt. Mountain
Centre

Fuzz Club Records / 2021

Artista(s)

Mt. Mountain

Psicodelia para viajar a territorios desconocidos sin boleto de regreso.

En años recientes Australia ha mostrado ser una isla fértil para la generación de bandas que se inclinan hacia el rock psicodélico. El mayor ejemplo es King Gizzard and the Lizard Wizard, prolífico combo que de manera constante, presenta nuevos materiales. Aunque detrás se encuentran otros proyectos que comparten el gusto por los sonidos ácidos y los largos jams. Dentro de la lista resalta Mt. Mountain que se ha mantenido en activo desde hace una década.

Pese a todas las adversidades que significa crear música en la actualidad, el quinteto tiene listo su cuarto LP, el cual marca su debut con el sello inglés Fuzz Club Records. El disco no oculta la predilección por Can y Ash Ra Tempel. Los integrantes se han alimentado de krautrock durante años y después de una profunda digestión escupen un estilo que suena propio y no a una copia.

Después de abrocharse los cinturones y cerrar las puertas de la nave, el viaje comienza con “Tassels”. No es frecuente que un álbum empiece con una canción de siete minutos pero aquí nada es convencional. El proyecto podría ser un primo lejano o cercano de Moon Duo y gracias a una batería robótica que repite el mismo ritmo de forma infinita logra crear un ambiente de magnetismo. 

El inicio es bastante largo y frenético pero para el segundo tema el enfoque es distinto. En “Hands Together” se aprecia un sonido tranquilo y relajado que hace pensar en la faceta más seria y solemne de Acid Mothers Temple. Unos pequeños rasgueos de guitarra son suficientes para generar una atmósfera de libertad. 

El conjunto originario de la ciudad de Perth tiene una particular afinidad por la improvisación musical. Aplica las enseñanzas adquiridas de Neu! en todo momento. No importa si se trata de un tema a máxima velocidad o uno introspectivo, siempre debe prevalecer el gusto por la improvisación. Extender cada composición es algo bastante habitual en las nueve piezas que conforman el trabajo.

Por otra parte, “Two Minds” es una de las canciones más cortas en la discografía de los australianos. No llega ni a los tres minutos de duración pero eso no impide que se pueda disfrutar. Tiene una esencia que de inmediato remite al Pink Floyd de Syd Barrett y en un mundo ideal con conciertos, sería perfecta para cualquier edición del Festival Hipnosis.

Cualquier aficionado a la psicodelia puede encontrar en Mt. Mountain a uno de sus nuevos proyectos favoritos. Aunque el quinteto no muestra algo novedoso, tampoco recurre a los sonidos digeribles ni plastificados. El combo se encuentra en una posición ascendente y dispuesto a embrujar todos los oídos que encuentre a su paso.

No es una revista, es un movimiento.