Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

159950
Moor Mother — Analog Fluids of Sonic Black Holes

8

Moor Mother
Analog Fluids of Sonic Black Holes

Don Giovanni Records / 2019

Artista(s)

¿El Afrofuturismo ya existe como estilo musical catalogado? ¿No? Pues debería, y además tomar este disco como insignia.

Hace un par de años Disney y Marvel estrenaron Black Panther película basada en un cómic donde una sociedad negra se desarrolla en un país ficticio llamado Wakanda, lugar donde las culturas africanas ancestrales con todo su bagaje cultural se amalgaman con lo más futurista de la ciencia y la tecnología, si ese lugar fuera una disco seria Analog Fluids of Sonic Black Holes, y Camae Ayewa mejor conocida como Moor Mother su líder o por lo menos una excelente embajadora.

Analog Fluids of Sonic Black Holes es una mezcla entre poesía, música de protesta, beats techno, algunas guitarras, bastante word spoken y mucho pero mucho sonido tribal proveniente de una gran variedad de tambores y sets de baterías que en canciones como "Black Flight" no dan respiro alguno al mismo tiempo que Moor Mother repite una y otra vez que ese vuelo negro debe partir, todo esto acompañada en las vocales de Saul Williams viejo lobo de mar del hip hop de protesta.

El disco no es fácil y con esto no pretendo decir que sea malo, simplemente es diferente y eso siempre se agradece, pero es una realidad que no es un LP que puedas poner en tus reuniones de viernes por la noche entre Billie Eilish y Dua Lipa mientras tú y tus amigos beben cerveza, este disco es más cercano a la conceptualidad más profunda de The Mars Volta combinado con el hip hop de protesta que podemos obtener de Kendrick Lamar.

Al escuchar este disco me gusta pensar en espíritus africanos de esclavos escapando de sus captores ayudados por vehículos futuristas al ritmo de "Private Silence", imagino manifestaciones a través de los tiempos, partiendo de una América negra oprimida y esclavizada de hace dos siglos hasta la América neo racista de Trump expresándose mediante cajas de ritmo y beats galopantes, y todo esto es excelente, siempre es importante que además de hacernos bailar, sonreír y pasarla bien, también existe música que nos haga pensar, que nos haga reclamar, que nos haga cuestionar y cuestionarnos, que nos haga sentir incomodos, que nos haga vivir.

Este es un gran momento para una artista como Moor Mother, y ojalá encuentre la manera de que sin comprometer su esencia y su sonido logre darle ese toque “comercial” mediante el cual pueda acceder a públicos más grandes, para que así su mensaje sea escuchado por más personas, tal cual debe ser.

No es una revista, es un movimiento.