Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

135313
Metric — Art Of Doubt

8

Metric
Art Of Doubt

BMG Rights Management (US) LLC / Arts & Crafts / 2018

Artista(s)

Metric

Andrés
Ángeles

24/Sep/2018

Art of Doubt: la guía de Metric para morir feliz en el verano.

Este año se cumplen 20 años de la formación de Metric, tiempo en que se han hecho discretamente de un nombre dentro de la escena alternativa, fluctuando entre los guitarrazos y un dulce pop de sintetizadores encabezado por la susurrante, pero encantadora voz de Emily Haines.

Tres años han pasado desde su divisorio de opiniones Pagans in Vegas, en ese periodo tanto Haines como el bajista Joshua Winstead lanzaron música en solitario y la líder de la agrupación junto con el guitarrista James Shaw colaboraron una vez más en un disco del colectivo Broken Social Scene.

En contraste con Pagans Synthetica que privilegiaron los sintetizadores y elementos electrónicos, Art Of Doubt fue anunciado como un material más cargado de guitarras y rock. Para esta misión reclutaron al productor Justin Meldal-Johnsen (Beck, Paramore, M83). Apropiadamente, como indicio de ello, fue lanzado como primer sencillo el tema “Dark Saturday”.

No solo esto nuevo disco trae de vuelta las canciones para hacer headbanging –al estilo de su disco Live It Out–, también es uno de los más emocionales y catárticos de la trayectoria de Metric. Las letras gritan vulnerabilidad –“soy defectuosa, lo sé”, admite en el tema cerrador–, pero a la vez hablan de fortaleza y superación –“no dejaré que mi corazón se agote”–, canta en el tema titular y en “Love You Back” nos invita a secar las lágrimas y sacudir la tristeza para elevarnos.

A pesar del predominio de guitarras eléctricas y acústicas, acompañadas por la versátil sección rítmica de Winstead y Joules Scott-Key, los sintetizadores coloridos no han sido desechados por completo e incluso tienen un peso importante en temas como la épica e inspiradora “Now Or Never Now” de seis minutos de duración, así como en la motivacional “Anticipate”, temas donde abrazan ese pop ochentero que han adoptado por años.

Metric no ha olvidado la fórmula para hacerte bailar, prueba de ello es la infecciosa “Love You Back”, donde canaliza esa influencia de Blondie. En “Art Of Doubt”, un post punk reminiscente a The Cure temprano junto con los alaridos más violentos que hemos podido escuchar de Haines, lo vuelven uno de los momentos destacados.

“Die Happy” es una canción con un aura oscura pero un ritmo bailable, una crítica al conformismo y a la fama. “Dressed To Suppress” inicia cautelosa con sintetizadores envolventes y ascendentes, Haines aprovecha para deleitarnos con su rango de soprano antes de hacer la transición a una feroz rockera, es una montaña rusa de emociones y una interesante letra sobre los disfraces y las diversas facetas que portan las personas para esconder sus verdaderos seres.

El dream pop nostálgico de “Now Or Never Now”, “Underline the Black” con las pinceladas de alegría contenidas en su riff principal, junto con el crescendo final de “Seven Rules” tienen el potencial de ser momentos muy emocionantes en vivo y canciones como “Holding Out” invitan al escucha a levantarse de tu asiento y dejar de esperar que las cosas lleguen porque el tiempo es limitado y lo desperdiciamos viendo fotos y escondiéndonos.

La primera mitad de Art Of Doubt es notoriamente más enérgica que la segunda, donde bajan el ritmo con temas más serenos y melancólicos como “Risk” y “Seven Rules”, no por ello menos interesantes pero que sí aflojan un poco el paso del disco. “No Lights On The Horizon” cierra con broche de oro, un tributo a cierto individuo que les ha motivado a seguir adelante y al cual demuestran inmensa gratitud.

“I changed by the staying the same”, dice Haines en “Dark Saturday” y me parece una buena manera de resumir el alma de Art of Doubt, un disco que seguidores longevos de la banda sin duda disfrutarán y que está a la altura de sus mejores glorias pasadas.

No es una revista, es un movimiento.