Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

87627
LNZNDRF - LNZNDRF

8

LNZNDRF - LNZNDRF
LNZNDRF - LNZNDRF

4AD / 2016

Artista(s)

LNZNDRF

19/Feb/2016

LNZNDRF y el krautrock minimalista.

Demasiada información en el mundo alfanumérico. Aquí arriba ustedes verán que dice 8 en la calificación. En realidad debería ser 7.8. Pero en Indie Rocks! no manejamos decimales. No me pregunten por qué. Pero un 8, así cerrado, no deja espacio para valorar las decimales que podrían darnos un acercamiento a qué tan bueno o qué tan malo es el álbum de acuerdo con quien reseña. Si yo escribo que el álbum merece un 7, le restaría valor. Si elijo un 8, creo que la calificación no dice nada. En el mundo de la escala 0-10, el 8 es quizá el número que dice menos. Si fuera 9 sería distinto. Pero no. Es un 8, aunque debería decir 7.8.

LNZNDRF es una banda integrada por miembros de The National (Scott y Bryan Devendorf) y Ben Lanz, integrante de Beirut cuyo trabajo con The National a veces pasa desapercibido. La agrupación presenta ocho temas en su debut homónimo. A menudo, este tipo de proyectos que combinan miembros de otras bandas resultan una decepción, y LNZNDRF (LANZENDORF) no son la excepción. 

El krautrock que ellos han llamado "minimalista" (atravesado por un maximalismo sónico) se va tornando un poco aburrido a cada minuto. En “Future You” montan un escenario de experimentalismo tremendista: en los siete minutos que dura el tema, entre progresiones, jams y una batería marcando la pauta. Pero en “Beneath The Black Sea” no hay mayor experiencia que la producida por The National, y en “Mt Storm” se vuelven “melódicos”, sin mucha novedad.

Grabado en una iglesia de Cincinnati durante dos días y medio, la motivación de la placa era transmitir por qué eligieron la música como forma de vida. El debut de la banda formada, de manera abrupta, en 2011 en Auckland, se va desvaneciendo entre sus “improvisaciones” compuestas por una serie de elementos acomodados sutilmente que transmiten poco, que evocan menos y que atraen lo mínimo. Quizá su mejor logro sea el último corte (Samarra”) en donde guitarras distorsionadas, bombo y sintetizadores espaciales provocan un asombro peculiar. Antes, sólo nos aburrimos con la voz distorsionada de Monument”.

Pues sí, seguimos esperando un nuevo álbum de The National. Mientras eso ocurre, encontraremos bandas más interesantes para escuchar.   

No es una revista, es un movimiento.