50964
Lazaretto: la sofisticada maquinaria de Jack White

Lazaretto: la sofisticada maquinaria de Jack White
Lazaretto: la sofisticada maquinaria de Jack White

/

Artista(s)

30/Jun/2014

Jack White

Lazaretto

Third Man / XL Recordings / Columbia

2014

Hay discos que te transportan a lugares fantásticos, exóticos, inimaginables o incluso aterradores, Lazaretto, sin embargo, transporta al lugar más cómodo dentro de tu hogar.

La reproducción comienza con “Three Women”, preámbulo a un espectáculo de 11 números con Jack como maestro de ceremonias, quien , aportando su voz sólo cuando parece absolutamente necesario, calla y se coloca tras bambalinas para mover los hilos y otorgar a cada instrumento un papel fundamental como parte de un todo.

El tema que da nombre al álbum pareciera ser el que mejor logra ilustrar la intención musical de White para ésta, su segunda producción en solitario. Un tema pegajoso, de momentos dispares que pareciera durar el doble de lo que verdaderamente marca el reproductor y, sobre todo, que se convierte en la rúbrica de la obra.

Lazaretto podría develar un misterio: ¿Qué ocurre al interior de la mente de Jack White? Si bien Blunderbuss puede interpretarse como un lienzo en blanco listo para ser llenado con cuánto color y forma se antojase, por el contrario, este nuevo material parece apelar más al hemisferio izquierdo. Emula una extraordinaria maquinaria, similar a un reloj de cuerda, en la que cada pieza embona a la perfección haciendo funcionar un complejo pero elegante y bello instrumento.

En “Temporary Ground” y “Would You Fight For My Love?” el blues pareciera por un momento dulcificar su esencia, cortesía del juego de voces, en el que los acompañamientos femeninos cobran mayor relevancia, aunque sin llegar a saturar, logrando así un justo medio entre fuerza y delicadeza.

“High Ball Stepper” brinda el mismo mensaje que hasta este momento permea en el disco, se trata de un tema instrumental coherente, con respiros melancólicos y sobre todo arrebatos llenos de distorsión.

Finalmente, “Just One Drink” sale de la curva para encontrar un camino más iluminado y menos vertiginoso, con sonidos que van del rock clásico al folk, como en “Entitlement” y “I Think I Found The Culprit”, e incluso guiños que evocan a la etapa más colorida de The Beatles, como en “Alone In My Home”, para por fin encontrar el sello de la casa con “That Black Bat Licorice”.

Luego de una segunda mitad que nos lleva por senderos que parecieran ya recorridos, al grado de sonar por demás familiares, recordamos de la mano de “Want And Able” que se trata de la consolidación, para muchos innecesaria, de uno de los músicos más importantes para la industria musical en los últimos años, cuya libertad ha llevado a trazar un camino que muy pocos pueden presumir.

Lazaretto provoca ser escuchado en un sillón reclinable, sin prisa y sin preocupación. Es un disco elegante que parece estar hecho para soportar cualquier crítica; sólido pero sutil, pero sobre todo inteligente. En definitiva, un álbum que Jack White debe dejar hablar por sí mismo.

 

No es una revista, es un movimiento.