60823
La larga creación de Bo Ningen y Jehnny Beth

La larga creación de Bo Ningen y Jehnny Beth
La larga creación de Bo Ningen y Jehnny Beth

Stolen Recordings / Pop Noir / 2014

Artista(s)

Jehnny Beth

Casi a mitad del año, la cada vez más en boga agrupación japonesa Bo Ningen lanzó su tercer álbum de estudio, III, que resultó ser un golpe sonoro placentero gracias a sus colaboraciones, entre ellas la de Jehnny Beth, vocalista de Savages. “CC” fue la canción en la que la banda y la cantante unieron esfuerzos para que ambas partes comulgaran y lograrán un buen corte que ahora ya tiene video y ha servido para promocionar la placa.

Si bien se trató de su primer encuentro, fue mucha la química entre la cantante y la banda, ya que decidieron volver al estudio para grabar una pista de casi 38 minutos, titulada “Words to the Blind”. Más allá de influencias, esto es equivalente a la necesidad de expresar en una sola voz, lo que Bo Ningen y Beth sienten cuando comparten un proceso creativo.

Las pistas largas son un reto, ya que en tanto tiempo se puede perder el hilo conductor o simplemente es fácil terminar en desastre; sin embargo, ese hilo parece tener su raíz en la libertad (casi todo en la música es libertad); es un lienzo en blanco donde se plasman notas conforme pasan los minutos.

El trabajo de Jehnny Beth con Savages no dista mucho del resultado de esta colaboración, incluso, Bo Ningen no deja su característico sonido. Lo que hacen es estirarse, no parar y crear los momentos adecuados para jammear y que cada uno luzca e interprete.

Por momentos es hipnótico y pasa al arrebato en unos cuantos compases para que de la misma forma vuelvan a bajar los decibeles. Los cantantes participan cada uno en su idioma natal, una mezcla que encaja a la perfección, como ya ocurrió en “CC”.

La experimentación con formas de la poesía sonora y la poesía simultánea es la bandera de Cabaret Voltaire de Zurich, un club creado en la segunda década del siglo XX y que según los músicos, sirvió de inspiración para este tema.

Son 37 minutos y medio que muestran varias caras. Va de menos a más, pero nunca pierde la agresividad, la intención y el espacio para experimentar. Es tal vez su lado más psicodélico, pero no peca de experimental, aunque aparecen algunos fade outs la pista es una y es capaz de volar cabezas.

“Words to the Blind” es una grata experiencia con un vaivén de emociones, de líneas de bajo interesantes y guitarras frenéticas que bien podrían ser parte de un teatro musical o del soundtrack de alguna película. Seguramente, dejará satisfechos tanto a los fans de los nipones como a los de Savages, y a los que no lo son también.

No es una revista, es un movimiento.