48329
Tres veces Bo Ningen

Tres veces Bo Ningen
Tres veces Bo Ningen

/

Artista(s)

15/May/2014

Bo Ningen

III

Stolen Recordings

2014

Cada que un disco es llamado III, IV ó V, hay una cierta emoción que es imposible no sentir. Tal vez sea un sentimiento estacionado en el inconsciente colectivo o mero romanticismo barato, no importa; sin embargo, ajeno a Led Zeppelin (aunque tal vez todo tenga que ver con Led ZeppelinIII es el nombre de la nueva placa de Bo Ningen.

Los japoneses de nacimiento y londinenses por adopción, presentan su tercer material bajo el sello Stolen Recordings. Su sonido ha cambiado demasiado, es la construcción hecha de una fina mezcla de punk, shoegaze, hardcore y psicodelia, ladrillos de las irrenunciables influencias asiáticas y adornos del rock inglés.

“Da Da Da” es la canción que abre el disco y que tiene la intención de inyectarte la suficiente dosis de curiosidad para no dejar de escucharlo, le sigue “Slider”, que está no muy lejos del mismo inicio y destaca por la participación de King Midas Sound Roger Robinson, logrando una muy buena química que da como resultado una canción trepidante, con gritos y a dos voces, una constante de la banda.

De igual manera, Jehnny Beth, vocalista de Savages, está presente en “CC”, una de las canciones más sobresalientes, lo que hace pensar que el compartir la experiencia de  la colaboración se volvió un acto enriquecedor para la banda ya que es de lo más destacado de éste tercer LP.

Uno se acostumbra al japonés como al clima, más aún cuando está acompañado de baterías trepidantes, un ruido que ruega por ser sucio que forman paisajes sonoros fuertes y que el origen nipón ya los hace diferentes.

Este LP no está lleno de contrastes, sin embargo, los hay. “Mukaeni Ikenai” deja atrás las distorsiones y el frenesí para preocuparse por crear ambientes y espacios durante casi nueve minutos, subiéndose a la nave del bajo y convirtiendo la voz en un instrumento que acompaña a explorar los rincones más divergentes de Bo Ningen, tal cómo lo intenta hacer “Ogosokana Ao”, el lado más experimental del disco.

En general, se pasa un buen rato. Son porciones medianas de mixturas de géneros, de culturas y reflejo del buen entendimiento entre el sello y la banda, un tercer disco que te pasea por las diferentes comarcas donde habitan los estados de humor y las musas del cuarteto, quien amaga con crear algo contundente muy pronto y que mientras te dejan III para mover la cabellera.

No es una revista, es un movimiento.