154257
Korn — The Nothing

8

Korn
The Nothing

Roadrunners Records / 2019

Artista(s)

Korn

25/Sep/2019

The Nothing de Korn: Agresividad y dolor, fórmula infalible.

The Nothing es el décimotercer disco de estudio de Korn, que al igual que hace 25 años, sigue entregando lo que mejor saben hacer: desnudar el dolor con ritmos agresivos y sonidos lúgubres e intrigantes.

El viaje inicia con “The End Begins”, track de un minuto y medio que delata el sentido del álbum. El elemento principal: las gaitas que se mezclan a la perfección con el sollozo de Davis.

“Cold” y “You’ll Never Find Me”, los sencillos del álbum, nos regalan al clásico Korn, la misma potencia en la voz y guitarras punzantes, una actualización de cualquiera de sus éxitos de finales de los 90 con una vitalidad genuina, no solo por mantener la relevancia.

“The Darkness Is Revealing” e “Idiosyncrasy” continúan con la misma línea, estableciendo lo que ya había quedado claro, la banda californiana no piensa alejarse de su sonido característico, lección aprendida en producciones pasadas. “The Seduction of Indulgence” nos saca del camino con un ambiente intrigante, de peligro, mucho más cercano a la experimentación, pero sin divagar.

La segunda parte del disco tiende a presumir más de la melodía, tanto en las vocales como en sus riffs. “Gravity of Discomfort” y “H@rd3r” sobresalen por aportarle vivacidad a un recorrido que empezaba a tornarse monótono.

“Surrender to Failure” cierra el disco tal cual broche. Una continuación de la abridora. Davis desfoga su dolor para desplomarse lentamente confesando “I failed”, mientras el llanto lo deja sin aliento.

The Nothing es una carta de dolor, son confesiones, son heridas al rojo vivo cauterizadas por los riffs. Jonathan Davis es la estrella de esta producción. Su voz no ha perdido el tono ni el poder que cautivaron en sus inicios añadiendo que sus letras se nutren de la pesada carga emocional de una vida trágica que en últimos años se ha vuelto pública.

La voz de Davis es la que nos lleva por el viaje emocional: incertidumbre, dolor, resignación. La intensidad y agresividad en oposición a sus lamentos es lo que le da poder a cada uno de los tracks. La excelente instrumentación, y el buen momento sónico que pasa el resto de la banda enfatiza esta sensación.

Los fans del metal estarán complacidos con The Nothing, un disco que está hecho como los de antaño, para disfrutarse por completo, no por sencillos. Los fans de Korn estarán felices porque el aura cósmica y sónica que los unió en sus inicios y los impulsó como precursores del rap metal, ha vuelto revitalizada, con nuevas fuentes de inspiración y sin señales de que vaya a parar en un futuro cercano. Con The Nothing hay Korn para rato.

No es una revista, es un movimiento.