128525
Jimi Hendrix — Both Sides of the Sky

5

Jimi Hendrix
Both Sides of the Sky

Legacy Recordings / 2018

Artista(s)

Jimi Hendrix

Un colofón a la nostalgia.

Siempre se siente raro ver el nombre de un muerto en la lista de lanzamientos recientes. Uno se pone a pensar cómo seria la carrera de esos artistas que murieron en la cima de su juventud y de su carrera si estuvieran vivos hoy en día. No cabe duda que músicos como Jimi Hendrix dejaron un legado imborrable, pero el mundo que a ellos les tocó vivir es muy diferente al de ahora. ¿Qué estaría haciendo Jimi Hendrix si siguiera trabajando hoy? ¿Una colaboración con Young Thug? ¿Tocando la guitarra en un track de Daft Punk? ¿Qué sentido tiene publicar música de Jimi Hendrix en un mundo dónde incluso el rock ha muerto?

Supongo que es pregunta habría que hacérsela a los fanáticos y coleccionistas del bluesero de Seattle. Both Sides of the Sky, la culminación de una trilogía que empezó hace ocho años con Valleys of Neptune y que completa People, Hell and Angels, es en principio, la última entrega de tracks inéditos del guitarrista, grabados en los legendarios estudios Electric Lady en esas sesiones que la prematura muerte de Jimi vino a interrumpir.

El lanzamiento es, en teoría, la última oportunidad para que los fans puedan descubrir material inédito de Jimi Hendrix. Y digo en teoría porque sabemos que la maquina de hacer dinero nunca para.

Sería exagerado decir que Both Sides of the Sky es un disco de rarezas. De hecho, es quizás el más normalito de los tres discos póstumos. Lo que si tiene el álbum, como casi toda la trayectoria de Jimi Hendrix, es una producción impecable que no hace sino enfatizar el carácter anárquico de la música. Esta doble naturaleza de Jimi, la cruda energía y la meticulosidad técnica, es probablemente lo que hace a su música tan eterna y es lo que hace que en este disco en particular se sienta que los productores hicieron su tarea. En ese sentido, no hay en realidad ninguna sorpresa en Both Sides of the Sky. Muchos de los temas son estándares de blues tales como “Things I Used to Do”, “$20 Fine” y “Mannish Boy” de Muddy Waters, quizás la canción donde más se nota la imaginación de Jimi para los solos y la exploración de temas musicales en la guitarra. El resto son composiciones de blues más o menos tradicionales, en las que el acid rock tan característico de Jimi se siente mas bien aplacado.

La nueva versión de “Hear My Train A Comin”, uno de los momentos casi interesantes del álbum, es un folk blues de estructura impredecible en el que se aprecia la fascinación de Jimi Hendrix por Bob Dylan. En “Georgia Blues” se pone medio crooner. En “Send My Love To Linda” casi se siente la emoción que daban canciones como “Purple Haze” cuando las escuchábamos por primera vez, pero no. Por ahí hay también otra versión de Woodstock, su cover de Joni Mitchell. El álbum se cierra con “Cherokee Mist”, una cosa francamente descorazonadora que dura casi 10 minutos, durante los cuales Jimi improvisa temas muy explorados en otras canciones sobre una línea de sitar que, al parecer, tocó él mismo.

En muchos sentidos, Both Sides of the Sky se siente como un vistazo al proceso de trabajo de un músico reconocido, lo cual muchas veces es fascinante. En este caso, quizás sería mejor mantener la ilusión, quedarse con la magia que se siente en discos como Are You Experienced? y olvidarse de que gran parte de esta música está realizada por unos viejitos moviendo botones en un estudio en Nueva York. En fin, el disco está hecho para coleccionistas, y serán ellos los que tengan la última palabra.

No es una revista, es un movimiento.