189138
Glass Spells — Shattered

8

Glass Spells
Shattered

Negative Gain Productions / 2021

Artista(s)

Glass Spells

En la noche, cuando nos escondemos, permanezco despierta.

Bajos sintéticos que rebotan en octavas, cajas de ritmos derivadas de un clásico ritmo 4x4, teclados disparados como rayos láser y una oda a la vida nocturna con sus calles oscuras... No, Glass Spells no ha inventado nada nuevo. Pero, de alguna forma, el dueto de San Diego, California ha logrado mantenerse interesante en un panorama musical donde cada propuesta termina por parecer la calca de alguna anterior. 

El sonido de Glass Spells bebe tanto del misticismo y la sensibilidad de los Chromatics como de la aspereza de Crystal Castles (sí, parece que el “glass” juega en ambos sentidos). Más aún, Glass Spells cuenta con un agregado especial, ese “no-se-qué” que nos permite apreciarlos de una manera especial desde este lado del continente: tal vez es el hecho de que el dueto dio sus primeros pasos en los escenarios de Mexicali, Baja California, o tal vez sean los apellidos con tinte latino de la cantante Tania Costello y el bajista Anthony Ramírez. De cualquier forma, es fácil entender por qué el hechizo de Glass Spells se extiende hasta el público mexicano, siempre ávido de nuevos sonidos para contrastar su multiplicidad cultural.

Ahora, después de presentarse con el demo Glass Spells (2016) de corte electroclash, y de virar su estilo al synth wave en el EP Mirrors (2020), el dueto finalmente da el paso al larga duración con su álbum Shattered. Con éste, culmina una evolución que inició con el paso de Anthony por el grupo de electro punk Therapist y derivó en un sonido oscuro donde el bajo eléctrico y los leads de sintetizador vuelven a ser protagonistas. Aquí aparecen sencillos estrenados anteriormente como “Night Hour” y “Psychic Lovers”, más otros ocho cortes donde Tania demuestra la versatilidad de emociones que es capaz de evocar con su voz: desde la melancolía en “Confessions” hasta la desfachatez semi-punk al estilo de Shiny Toy Guns o Goldfrapp en “We Never Sleep”.

Como lo hacía Laura Branigan en los ochenta con “Self Control”, Glass Spells versa en sus canciones sobre los bosques de los sueños y las criaturas de la noche. Por ello, Tania le canta a la persecución de una sombra en “Thrills” con la línea: “te busco en la noche, cegada por las luces”. También, en “Shattered” recupera este escenario para describir la imagen de un asesinato inmaterial conducido por las pasiones, en el que resulta ser el momento culmen del álbum: “deja la escena, encuentra la realidad, escucha el grito; para mañana estaré incompleta [...] En la noche, cuando corremos y nos escondemos, permanezco despierta”. Automóviles, luces y carreteras vacías: Shattered es una evocación contemporánea de los sonidos retro, pero interpretados ahora bajo el cristal de la estética neo-noir.

Shattered es un trabajo para añorar la noche, ahora que la vida nocturna se ha convertido en una ilusión del tiempo pasado. Pero, además, es un trabajo con el que finalmente se presenta un grupo que navegó desde el electroclash y el electro punk hasta su forma final de synth wave, muy ad-hoc al sonido que impera hoy en los circuitos underground. Glass Spells está listo para conquistar su nicho. Y ¿por qué no? También al público latinoamericano. Nuestros escenarios, llenos de sombras de humo y luces de neón, lo esperan con los brazos abiertos.

No es una revista, es un movimiento.