120082
Gary Numan — Savage (Songs from a Broken World)

8

Gary Numan
Savage (Songs from a Broken World)

BMG / 2017

Artista(s)

Gary Numan

Industrial del medio oriente.

Si bien pareciera que el punto álgido de su carrera fue en la década de los 70 cuando se convirtió en una estrella del synthpop y new wave, gracias al ya convertido en clásico The Pleasure Principle, Gary Numan ha mantenido constante el lanzamiento de nueva música.

Gracias a una campaña lanzada a través de Pledge Music, el músico inglés consiguió fondear el 245% de este nuevo disco, 21º en su carrera, que a pesar de haberse lanzado con casi un año de retraso fue gratamente por su público. Tanto que incluso lo colocó en el #2 de los charts en el Reino Unido.

Si bien está de más mencionar el evidente predominio de los sintetizadores, en Savage (Songs from a Broken World) conviven con melodías árabes que a primera escucha podrían sonar ajenas, pero después de un rato entendemos que van de la mano con las sombrías letras de sus canciones. "Vivimos en un infierno azotado por el viento, ni siquiera Dios lo recuerda", canta Numan.

Una de las grandes sorpresas de este disco es “My Name Is Ruin”, sencillo en el que participó nada más y nada menos que su hija Persia de 11 años y que presenta un tono más ligero y cercano al pop, pero sin alejarse drásticamente del sonido industrial que lo caracteriza.

Por su parte, canciones como "Bed Of Thorns" y "Pray For The Pain You Serve" combinan a la perfección estas melodías de medio oriente con fieros sintetizadores y coros melancólicos que van perfectamente de la mano con el concepto general del álbum: una desoladora distopía ambiental provocada por el cambio climático.

En definitiva no es un disco complaciente ni sencillo. A primera escucha puede parecer pesado, pero si se le presta un poco más de atención nos damos cuenta que valió la pena el riesgo de haber incluido estas texturas, instrumentos y melodías árabes.

Con Savage (Songs from a Broken World), Gary Numan nos deja claro que no pretende quedarse con los brazos cruzados y así como ya lo hizo una vez, tiene claras intenciones de seguir explorando otros caminos para renovarse e innovar en la música.

No es una revista, es un movimiento.