Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

116109
Foster the People — Sacred Hearts Club

8

Foster the People
Sacred Hearts Club

Columbia Records / 2017

Artista(s)

Foster the People

Sintetizadores y tonalidades más oscuras en el nuevo disco de Foster the People.

La banda que conquistara nuestros corazones con “Pumped Up Kicks” está estrenando su tercer larga duración: Sacred Hearts Club. La agrupación angelina Foster the People lanzó el material el pasado 21 de julio en todas las plataformas digitales.

El disco arranca con “Pay The Man” con la que nos deja escuchar una pequeña parte del sonido nuevo que el grupo encabezado por Mark Foster ofrecerá a lo largo del álbum. Está más despegado del folk y el indie que los habían caracterizado en sus dos producciones anteriores y sobre todo con la que debutaron: Torches, hace seis años; ahora, tienen una mayor presencia en los sintetizadores y las tonalidades son más oscuras, sin embargo no pierden su estilo.

Con “Doing It For The Money” mantienen la misma línea que en el track anterior, se apega a un ritmo electro pop con tintes de rap. Es curioso ver como han dejado entrar a las secuencias electrónicas y en momentos ritmos cercanos al dance en “Sit Next To Me” con coros pegajosos que te animan a caminar moviendo la cabeza de un lado al otro. Esta melodía hace referencia un poco más cercana a lo que ya había hecho Foster the People, con pequeños sonidos peculiares que nos podrían referir en momentos a MGMT.

Todo revienta con “SHC” las guitarras estruendosas en tonos agudos podrían convertirla en la banda sonora perfecta para un road trip, canción tras canción la banda tiene una esencia mucho más marcada, la madurez comienza a notarse y eso es una buena señal para una agrupación que llegó a los Grammy con su primer producción.

Ya con “I Love My Friends” el estilo vuelve un poco a ser similar al de antes, baile, alegría y buena ondita es la que transmiten con la combinación perfecta entre los instrumental y lo electrónico, lo que demuestra que a Mark Foster, Mark Pontius, Sean Cimino e Isom Innis – los últimos dos que se integraron durante este año– les interesa mantener ese sonido que los catapultó desde su primer producción.

Siguiendo con las viejas referencias en “Orange Dream” hacen uso de un teclado que a ratos recuerda aquellos viejos órganos melódicos muy comunes en la música de los 70, fusionado con sonidos más oscuros y una batería potente en un track que dura no más de 1:20 y que se va diluyendo poco a poco para llegar a “Static Space Lover” con la que una voz femenina se incluye dentro de este álbum la cual genera armonías muy agradables a lado de Foster.

“Lotus Eater” se podría apegar más al rock alternativo o indie, las guitarras están al frente junto con la batería, seguida de “Time to Get Closer” la cual comienza como aquellas melodías de baile escolar ochentero, donde sin más tomas a tu pareja de la cintura y te balanceas de un lado a otro, un fuerte cambio pero que te permite respirar un poco por 58 segundos.

Esa breve pausa le da pie a “Loyal Like Sid & Nancy” totalmente electrónica con un bajeo potente que hace retumbar los graves de tus auriculares, esta canción bien podría ser de muchas otras bandas, tiene muy buenos cambios de ritmo y es una gran opción para una buena fiesta.

El Sacred Hearts Club comienza a cerrar con “Harden the Paint” una canción donde igual predominan los sintetizadores y los sonidos graves, junto con un beat y baterías eléctricas; para finalizar “III” redondeando el sonido con el del primer track, más calmado sin guitarras y con una secuencia tranquila que se acelera a ratos pero que no termina de explotar.

No cabe duda que los chicos de Foster the People siempre han innovado y han dejado contentos por completo a sus fans, con este disco el recibimiento ha sido bueno por los fans y regular por los medios especializados ya que al alterar un poco más su sonido se perdió un poco la idea que se tenia de esta banda originaria de Los Ángeles; sin embargo, hay muy buenas canciones que destacar y que sin problema podrían convertirse en imprescindibles en tu playlist diario.

No es una revista, es un movimiento.