157943
Foals — Everything Not Saved Will Be Lost - Part 2

9

Foals
Everything Not Saved Will Be Lost - Part 2

Warner Records / Transgressive Records / 2019

Artista(s)

Foals

13/Nov/2019

La segunda entrega de la ambiciosa obra de Foals está cargada de energía y ganas de vivir.

La continuación de Everything not Saved will be Lost – Part 1 finalmente está aquí y aunque en entrevista, Yannis Philippakis ha dicho que entre Parte 1 y Parte 2 no se debe de hacer un ejercicio reductivo del “cliché entre el ying y el yang”, al escuchar los dos álbumes consecutivamente, es imposible no apreciar un contraste entre ambos trabajos, donde, después de que en Parte 1 se siente que las emociones del álbum son pasivas y restringidas (Parte 1 se siente como una tarde contemplativa y melancólica dentro del lujoso departamento que aparece en la portada), Parte 2 tiene lugar en el exterior, donde uno comulga con la naturaleza. Parte 2 es potente, propositiva y activa, se descubre desde el segundo sencillo del álbum, “The Runner”, donde el llamado a la acción viene acompañado de un ritmo pulsante.

Foals hace uso de sus talentos roqueros en la primera mitad de este álbum, las guitarras son crujientes y resuenan como en antiguos álbumes referentes del género roquero. La más potente sin duda es “Black Bull”, una parodia a los “clichés masculinos” (como ha dicho Yannis) y un sentimiento de intocabilidad, lo que el frontman siente después de los conciertos. Es lo más “rock en vivo” que se le puede escuchar a Foals en estos dos álbumes, y la ejecución en vivo, con vocales rasgadas bañadas en efecto vintage hacen que parezca que The Hives hackeo un disco de Foals por 3 minutos. La guitarra es más prominente en este álbum que en su antecesor, “Wash Off” incluye guitarras rítmicas estilo R.E.M., brillantes y cristalinas, al tiempo que Yannis entrega letras motivadoras pero trilladas, pidiendo que “wash it off!”, te laves y despojes de lo que te aqueja.

La banda pudo juntar varias canciones roqueras consecutivamente cuando se tomó la decisión de hacer un álbum de dos partes, han mencionado, Yannis y el guitarrista Jimmy Smith, que de haber hecho un álbum sencillo, hubieran tenido que intercalar este tipo de canciones con aquellas más mansas de la Parte 1. Sin embargo, no todo es frenético en Parte 2, para el pequeño interludio instrumental de “Ikaria” (título inspirado en la isla griega de Icaria), se asemeja un viaje onírico por los aires, lo cual da paso a continuar la narrativa de la aviación en “10,000 Feet”, una melodía con una agradable secuencia de acordes que se inspira en el viaje fallido de Ícaro hacia el sol, es épica y cinemática, y los sonidos de pájaros refuerzan esta unión con la naturaleza que empezó en la tierra durante aquellas primeras rolas frenéticas.

La letra “conviérteme en un anillo de bodas que puedas portar” está inspirado en los restos del arquitecto mexicano Luis Barragán, cuyas cenizas (bueno una pequeña parte de sus cenizas) fueron convertidas en un anillo de diamantes, así lo cuenta Yannis en entrevista.

De la tierra, a los aires, al mar, es natural que el curso del álbum ahora se dirija al océano en “Into the Surf”, lo que parece ser la continuación de “Surf Pt. 1” en el primer álbum y ahora, en vez de solo contemplar las aguas, uno se sumerge al vaivén del piano y la letra dice “si regresas, me aseguraré de enviar a la marea para que te reciba”, la rola es refrescante y da paso al último número del álbum, una odisea de 10 minutos llamada “Neptune”, que curiosamente no está llamada así por el dios romano del mar, sino por el planeta, y en el deseo de Yannis por alejarse de los conflictos sociales de nuestros tiempos. Uno esperaría que una canción de 10 minutos de Foals estuviera repleta de drama y explosividad, pero hay un solo melódico y bien trabajado, coros etéreos, y la tranquilidad de finalmente ser uno solo con el mar.

No es una revista, es un movimiento.