Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

185091
Easy Life — Life's a Beach

8

Easy Life
Life's a Beach

Universal/ Island / 2021

Artista(s)

Easy Life

Divertido álbum debut que también invita a la reflexión.

Parece que nunca llegaría, pero el encierro está cada vez más cerca de llegar a su fin, las fiestas volverán, los conciertos, las salidas en general y para el quinteto de Leicester, Easy Life, significa una nueva oportunidad para llevar su música a las masas. Lo cierto es que esta vez es diferente, lo hacen con lo que para cualquier proyecto representa una oportunidad única: su álbum debut. Life’s a Beach es ese lugar al que muchos esperan llegar una vez que no sea un peligro salir de casa, pero también es ese espacio mental dónde se pueden replantear las cosas antes de empezar de nuevo.

Si después de esto piensas que es un disco “serio y maduro” la respuesta es no, al menos no como la conocemos. Aquí hay ciertos guiños a sus pasados mixtapes, pero también hay ritmos que navegan entre la electrónica más pueril y lo-fi, beats que beben del hip hop inglés, hasta unas programaciones que navegan entre el pop experimental, todo esto en una fiesta que mantiene el ritmo constante. La peculiaridad de este álbum viene con el trabajo de composición, dónde las letras se apoyan de una voz que cuando quiere suena a crooner juvenil o a alguien que tiene claro dónde colocar sus rimas dentro de la música.

“A message to myself” es el tema que da inicio a este disco, una base muy sencilla y algunos toques en las percusiones, pero es en la voz, tanto de su protagonista como por la de los coros que sutilmente lo acompañan en una canción diseñada para estadios para todos aquellos que aprendieron la “lección” de amarse a sí mismos.

Los puntos altos vienen en la mayoría de las canciones dónde la velocidad del beat aumenta, “Skeletons” es el mejor tema de este disco, una base electrónica dura, que invita al baile mientras descubres que lo terrible que resulta a veces mirar al pasado y como todos tienen algo que esconder. También hay pistas diseñadas para las playlist de estudio como “Daydream” que parece sacada de un manual de hip-hop/lo-fi y que podría convertirse en un grower en poco tiempo; lo mismo sucede en “Ocean View” con su sencillo truco que acompaña al coro y lo eleva por las nubes.

“Nightmares” es ya uno de los principales éxitos del disco y de su carrera, la canción tiene un sample que utiliza una discreta sección de vientos que se quedan en la cabeza de cualquiera. La canción evoca a una persona que se encuentra sumergida en su dolor, hasta que se da cuenta de que no es el único que tiene salir adelante por sus propios miedos “¿a quién le importan mis pesadillas?”.

El disco cierra con “Music to walk home” en una invitación a volver a casa, sin embargo, en un disco como Life’s a Beach, Matravers y compañía te invitan a reflexionar que, mientras estés con los pies en la tierra, no importa el lugar ni las circunstancias, el hogar está dónde este tu paz mental. Divertido, reflexivo y con el potencial de salir de la Isla, este es sólo el comienzo para una banda que está a punto de ser descubierta por el resto del mundo.

No es una revista, es un movimiento.