81697
Deafheaven – New Bermuda

8

Deafheaven – New Bermuda
Deafheaven – New Bermuda

Anti Records / 2015

Artista(s)

Deafheaven

Camino al cielo nos volveremos sordos con Deafheaven.

Deafheaven ha levantado ámpula y debate desde la ascensión de su fama gracias al disco Sunbather, ha sorprendido a propios y extraños, ha puesto a analizar a los expertos y aficionados de los medios al respecto de su inclusión en un género en específico, muy metal para la generación Buzzfeed, muy hipster para los educados del heavy metal, no puede ser black metal para los puristas porque no incluye maquillaje ni connotaciones anticristianas, pero puede ser posmetal por sus pasajes instrumentales, mas no posrock… este y tantos debates al respecto de la música de estas cinco almas perdidas que se encuentran gracias a sus influencias —desde Morrissey hasta Emperor sus playeras— y supuran materia oscura de sus entrañas.

“Brought to the Water” como primera muestra para entender la esencia de New Bermuda y su combinación de siniestros riffs, arpegios calmantes y esa voz aciaga y rasposa, inaudible y maldita, irreconocible y tétrica. “Luna” y el frenético movimiento de las muñecas para manipular con palm muting las seis cuerdas que de un conjunto parten a un solitario rasgueo en una sola cuerda, de Mutilation Rites a Explosions in the Sky, en la tónica odiosa que transmuta a gloria es donde radica la importancia de apreciar la obra de la banda.

“Baby Blue” y su arpegio inicial que de nuevo evoca a bandas como God is an Astronaut o Pelican, guitarras que se enredan en el tronco de un solitario árbol que eventualmente será golpeado por un relámpago, de nuevo la voz desencarnada para interrumpir la calma que lleva a un solo y va apenas la mitad de la canción. Piezas más largas que un sencillo para la radio promedio, los clichés de lo instrumental complementados con sampleos de diálogos.

“Come Back” nos transporta de la apacible vista de una playa al infierno helado de un bosque en pleno Noruega, aquellos álgidos y grises territorios donde el black metal encontró su inspiración. Este fuego no incendia iglesias pero sí nuestras mentes aun sin conocer sobre el legado musical y sangriento de Burzum o el episodio de suicidio en la historia de Mayhem. “Gifts from the Earth” inyecta dinamismo a este material que tal vez no haga tanto eco como su antecesor, pero que coloca a Deafheaven como una de las propuestas musicales más interesantes, variadas y energéticas de los últimos años.

No es una revista, es un movimiento.