184321
Dayglow — Harmony House

9

Dayglow
Harmony House

Very Nice Records // AWAL / 2021

Artista(s)

Dayglow

19/May/2021

Encapsula los malos sucesos. ¡Libérate, sé feliz!

 

“If you wanna keep on growing,

you gotta leave some things behind.

You gotta step out of that mind”.

 

Sloan Struble lanzó en 2018 su álbum debut Fuzzybrain con el único objetivo de compartir música que hiciera feliz a la gente, una premisa un tanto ambiciosa porque ¿qué es la felicidad? Sí, es la emoción que llega en un momento de bienestar pero, ¿todos la interpretan de la misma manera? Si tuviera que describir la música de Dayglow sería refiriéndome a una frase común como “menos es más” y en mis propias palabras sería como la elocuente combinación de colores que fluyen entre tranquilas secuencias; la simplicidad a veces es magia pura que corre por las venas a una velocidad deslumbrante que se apodera de tu ser. 

Las buenas vibras, las energías positivas, la magia y la felicidad siguen siendo parte del objetivo principal de Harmony House, el nuevo álbum del texano que llega vía Very Nice Records en colaboración con AWAL. Las pistas que lo componen alientan a una superación, te cuestionan situaciones chistosas y, principalmente, te convencen de que no todo tiene porque ser necesariamente abrumador. 

Dayglow presenta el soundtrack ideal para una película de finales de los 70 y principios de los 80, en donde la trama se centra en el roller coaster de una relación juvenil o bien, en la superación de una persona a la que con frecuencia la vida la golpea duramente. Harmony House abre con “Something” y las palabras faltan para describir lo divertido que es el sonido que compone a esta melodía en donde los sintetizadores a juego con la batería te instalan en una juguetona galaxia. La vida es angustiante pero hay que encontrarle el lado positivo para continuar. 

El inicio fácilmente nos hace recordar a “Can I Call You Tonight?”, uno de los singles del álbum debut que mantiene un espíritu enérgico, cursi y carismático. El resto de las melodías guardan una similitud, pero no son necesariamente idénticas. Desde el primer segundo sabes que “Medicine” será una gran y cósmica canción. Un brillante solo de guitarra te eriza la piel, te inyecta romanticismo y te cuestiona ¿Quién es tu medicina? 

La onda ochentera del new wave alimenta a “Balcony” para poder lidiar con el cambio y que el escucha se de cuenta de que no todo tiene que ser necesariamente fatigoso. Según explicó Dayglow, quería que la pista sonara algo parecido a The Cure y de alguna u otra manera lo logró.

Tanto como “December” como “Close to You” son pistas que vibran alto con su coquetería. El saxofón hace una labor importante y se apodera de todo. Respecto a esta última pista, Sloan comentó en un comunicado de prensa que para él, la canción “se reproduce dentro del cerebro de alguien”, ¿La razón? Relata un encuentro que nunca fue posible entre dos personas. Los nervios suelen jugar en contra. ¡No lo olvides!

“What good is love?”

Harmony House se compone por dos momentos que se entremezclan para que el disco no sea necesariamente “divertido”, ni lo suficientemente “melancólico”.  A diferencia de lo anteriormente presentado, “Crying On The Dancefloor” es una canción extrañamente acogedora. Tiene toques disco pop que se conjugan con el saxofón provocando una sensación de alivio. Es como un abrazo. Un cálido y necesario abrazo. Inmediatamente “Into Blue” da en el gancho y se complementa a la perfección con la atmósfera; las lágrimas corren por las mejillas, ¡Es inevitable!

“Movin Out” retoma la buena energía pero el gozo termina pronto. "Woah Man", una de las canciones favoritas de Dayglow, entra a juego con unas guitarras acústicas para presentar lo que sería un nostálgico downtempo que al intérprete le ha ayudado en sus diferentes etapas de crecimiento. “Inicialmente lo escribí para un amigo que estaba pasando por un momento difícil, pero luego me di cuenta de que realmente estaba escribiendo sobre mí. En medio de tanto cambio, crecimiento y responsabilidad, me encontré sintiendo mucha presión. Después de meses de sentir que tenía el mundo sobre mis hombros y que estaba creciendo demasiado rápido, me di cuenta de que para crecer, a veces tienes que seguir adelante. Tienes que dejar pasar algunas cosas. Y para mí, lo que necesitaba dejar era la sensación de tener el control de todo. Tuve que dejar de aferrarme”, declaró.

“Strangers” y “Like Ivy” cierran esta producción entre brutales tintineos que no hacen más que acogerte entre sus líneas para animarte a ser feliz, lo suficientemente feliz para soportar lo que se avecina. ¡Mira el mundo del color que tu desees! Hoy mi mundo es naranja y, ¿El tuyo?

No es una revista, es un movimiento.