174782
Corey Taylor — CMFT

7

Corey Taylor
CMFT

Roadrunner Records, Inc. / 2020

Artista(s)

Corey Taylor

El cantante se divierte mucho tocando y cantando con dinamismo y velocidad en CMFT, aunque necesita un poco más de solidez conceptual para que su música como solista no sea pasajera.

Corey Taylor co-fundó Stone Sour en 1992 y se unió a Slipknot en 1997. Ha estado intercalando proyectos entre las bandas desde entonces y después de Hydrogard (2017), el último álbum de Stone Sour, y We Are Not Your Kind (2019), el reciente álbum de Slipknot, Corey anuncia su carrera como solista este año con CMFT, un álbum que se volverá popular entre los fanáticos del hard rock.

La producción es de Corey Taylor y Jay Ruston, quienes mantienen una velocidad constante durante la mayor parte del álbum, asimismo decoran y le dan tamaño a las canciones tanto las guitarras y los coros de fondo. Corey es el protagonista total del proyecto, pues su voz se demuestra poderosa e incansable canción tras canción y sorprende al mantener la intensidad que las guitarras y las percusiones exigen. Hay algo de grunge y post grunge que le da sensibilidad a la música y algo de madurez. Aunque esos arreglos se eliminan abruptamente, la producción logra mantener la esencia de la canción. También hay algo de country y groove metal, nu metal, stoner rock y rock alternativo, pero para cuando estamos descubriendo el álbum, ninguno de los géneros se explora adecuadamente. Eso no afecta realmente la experiencia, pero sí hace que el proyecto sea algo inconsistente. "HWY 666" y "European Tour Bus Bathroom Song" son una forma muy adecuada de abrir y cerrar el álbum, pues al ser los tracks más sólidos en concepto, estos prometen llamar la atención de un público diverso. "Black Eyes Blue" es dinámico y divertido de escuchar con la forma en la que se perturba el coro con las guitarras y junto a "Meine Lux", "Silverfish", "Kansas", "Everybody Dies In My Birthday" y "The Maria Fire", hacen del álbum una experiencia con mucha energía y bastante entretenida.

También hay un aura algo evidente de teatro musical que dividirá opiniones en tracks como "Samantha's Gone" y "Halfway Down". Ese rock de chico malo que se canta encima del coche y con las mangas dobladas. El track más arriesgado es con Tech N9ne y Kid Bookie, un par de raperos que colaboran en "CMFT Must Be Stopped". Un track que procura que el proyecto no sea totalmente "blanco". La colaboración no es precisamente exitosa pero aún así es entretenida. El peor track es "Home". El mayor cliché emocional en el álbum. Corey, sentado, tocando el piano bajo el reflector en un fondo oscuro, cantando sobre romance melancólico es simplemente invisible, molesto y fuera de lugar.

Corey expone un lado interesante de sus filosofías y reflexiones sobre el espíritu, el romance y su personalidad en sus letras. También se nota divertirse mucho tocando y cantando con dinamismo y velocidad en CMFT y, aunque necesita un poco más de solidez conceptual para que su música como solista no sea pasajera, este proyecto le ayuda a llamar público y estipular los cimientos de un futuro prometedor en la industria del hard rock.

No es una revista, es un movimiento.