Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

146604
Broken Social Scene — Let's Try The After (Vol. 1) & (Vol. 2)

7

Broken Social Scene
Let's Try The After (Vol. 1) & (Vol. 2)

Arts & Crafts / 2019

Artista(s)

Broken Social Scene

La orquestación del después.

Han pasado dos años desde el lanzamiento de Hug Of Thunder (2017), el último álbum de estudio de Broken Social Scene. Sin embargo, este 2019, el colectivo canadiense nos presenta dos EPs bajo el título Let's Try The After (Vol. 1) & (Vol. 2). 10 canciones que nos hablan de una cosa en específico: seguir adelante pese a cualquier situación.

Fue en 1999 cuando Kevin Drew y Brendan Canning iniciaron con el proyecto. Con el paso del tiempo y después de cinco discos de estudio, Broken Social Scene se ha convertido en un colectivo donde diversos músicos fusionan su esencia para poder crear algo nuevo. Y aunque pudiese parecer algo abrumador de escuchar, en realidad se vuelve una experiencia que convierte una numerosa cantidad de sonidos en agradables melodías.

En esta ocasión, hablaremos de Let's Try The After (Vol. 1) & (Vol. 2). La primera parte estuvo disponible desde mediados de febrero, mientras que el (Vol. 2) se estrenó hace unas semanas, exactamente el 12 de abril. La producción estuvo a cargo de Nyles Spencer, Charles Spearin y Joe Chiccarelli. Y en cuanto a su distribución, el sello discográfico Arts & Crafts se encargó de ello.  

Ahora sí, hablemos de cada EP.

Let's Try The After (Vol. 1)

Escuchar un preludio en cada material discográfico es algo que, en lo personal, agradezco. Al igual que en un texto, esta pieza forma parte de un todo; en este caso, de la experiencia completa del EP. “The Sweet Sea” y “Remember Me Young” tienen esa función: situarnos en un lugar preciso para lo que se aproxima.

Con una melodía rítmica, “Boyfriends” aparece como una invitación a dejar las idealizaciones románticas y las promesas rotas atrás. Formalmente es la primera canción del EP y para este momento ya esperamos oír algo que nos enganche por completo, pero no sucede así. La potencia melódica se queda un poco corta en los coros; sin embargo, la distorsión en los vocales parece que reaviva lo que creíamos perdido. Y esto mismo que sucede con “All I Want”, pieza con la que concluye este primer EP.

A pesar de este detalle, “1972” se cuela entre ellas para dejarnos con ganas de más. Si bien, la melodía es lenta pero no por ello la canción pierde potencia. Los bajos marcan una fortaleza que emana de la letra. Y el uso de los sintetizadores acompañan rítmicamente a esta obra con tintes nostálgicos.

 

Let's Try The After (Vol. 2)

En esta segunda parte, nuevamente, el colectivo canadiense nos recibe con una pieza instrumental. Sin embargo, en “Memory Lover” escuchamos algo más electrónico. El recurso de los sintetizadores adquiere mayor énfasis y se deja atrás el toque beach wave que se podía escuchar en el (Vol. 1).

“Can’t Find My Heart” es la pieza que tanto esperaba. El ritmo y la intensidad vocal nos lleva por una melodía que seguro se disfrutará en vivo. “Now, I can’t find my heart. So where’d you go?”. La fusión que logran entre música y letra, se vuelve fascinante y pone la vara un poco alta para el resto del material.

Aparece “Big Couches”, que desafortunadamente nos regresa a la monotonía melódica y a la falta de ese je ne sais quoi. Sin embargo, la melancolía que envuelve la siguiente pista, “Let’s Try the After”, nos regresa al juego y le da pie a un interesante final con “Wrong Line”. Canción que, con un ritmo más experimental, envuelve a este volumen con un aura más melancólica y de resignación.

Con 20 años de trayectoria, es claro que Broken Social Scene aún tiene esa chispa para conquistar nuestro corazón indie rockero. “1972” y “Can’t Find My Heart” son prueba de ello. Y aunque en ocasiones Let’s Try the After cae un poco en melodías monótonas; es evidente que la orquestación que se hace con la variedad de sonidos, le aporta valor a cada track de estos EPs. 

No es una revista, es un movimiento.